Malta lo tiene todo. Hermosas playas, pueblos encantadores y sol todo el año. Su gastronomía es exquisita; su patrimonio cultural, asombroso; y su historia, apasionante. Es la escapada perfecta.

El luzzu, embarcación tradicional, es uno de los símbolos de Malta.

El luzzu, embarcación tradicional, es uno de los símbolos de Malta.

Malta enamora desde el primer día. Su agradable clima, el contraste omnipresente entre la tierra y el mar, su exquisita cocina, sus playas de aguas turquesas o sus rincones llenos de encanto resultan irresistibles. Sin embargo, lo que hace realmente único al archipiélago es su asombroso patrimonio cultural.

A pesar de su pequeño territorio, Malta tiene un tesoro que desde tiempos inmemoriales la convirtió en la isla más deseada del Mediterráneo: su privilegiado lugar en el mapa. A medio camino entre el sur de Europa y el norte de África, en el cruce de caminos entre Oriente y Occidente, su historia ha estado marcada por continuas invasiones, guerras y destrucción.

Pero hay otra cara de la moneda. Su envidiable situación estratégica no sólo atrajo la codicia de sus invasores. También atrajo su cultura. En el diminuto archipiélago tuvieron lugar mil batallas, pero también se forjó un enriquecedor encuentro de civilizaciones del que Malta salió muy bien parada. Pueblos neolíticos, fenicios, cartagineses, romanos, árabes, españoles, italianos, franceses e ingleses dejaron su sello, su cultura y sus conocimientos en esta tierra. Y el resultado ha sido un patrimonio monumental, artístico y cultural, difícil, por no decir imposible, de encontrar en un territorio tan pequeño.

El asombroso patrimonio de Malta es fruto de 7.000 años de historia.

El asombroso patrimonio de Malta es fruto de 7.000 años de historia.

El mejor lugar para adentrarse en el pasado de Malta y conocer su fabuloso patrimonio, es La Valeta, capital del país. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los lugares con mayor concentración de zonas históricas del mundo. Una ciudad fortificada que construyeron en el siglo XVI los Caballeros de San Juan, conocidos también como Orden de Malta, en honor del entonces Gran Maestre, Jean Paristot de la Valette. Los Caballeros de San Juan, que gobernaron más de 200 años, construyeron ciudades, iglesias y fortificaciones, y convirtieron la isla en actor clave en la Europa de los siglos XVII y XVIII.

El Palacio del Gran Maestre fue durante mucho tiempo la residencia de los Caballeros de San Juan.

El Palacio del Gran Maestre fue durante mucho tiempo la residencia de los Caballeros de San Juan.

La Valeta es una ciudad pequeña y ordenada, muy fácil de recorrer a pie. Desde el primer momento en que me adentro en sus calles repletas de historia, me asombra su riqueza arquitectónica. Una sucesión interminable de edificios barrocos con hermosos frontones, adornados con motivos florales y escudos nobiliarios, que convierten la ciudad en un verdadero museo al aire libre. Todos estos edificios fueron construidos con la característica piedra caliza de Malta, creando un decorado uniforme de un hermoso color ocre que va cambiando de tonalidad según la luz del día. Los edificios más emblemáticos son el Palacio del Gran Maestre, actual sede del Parlamento y la hermosa Concatedral de San Juan.

El interior de la Concatedral de San Juan es una obra maestra del siglo XVI.

El interior de la Concatedral de San Juan es una obra maestra del siglo XVI.

Otro lugar rebosante de historia, muy cerca de La Valeta, son las llamadas Tres Ciudades, el mayor proyecto arquitectónico de la Orden de Malta, que rodeó las tres poblaciones de Birgu, Senglea y Cospicua con una gran muralla. En el siglo XVI, esta zona era un bullicioso centro comercial y dentro de sus muros se construyeron iglesias, palacios y lujosos albergues donde vivían los Caballeros. La mejor forma de apreciar las Tres Ciudades y sus impresionantes murallas es a bordo de un dghajsa, una embarcación tradicional parecida a una góndola.

La cruz de Malta está presente en todos los rincones del archipiélago.

La cruz de Malta está presente en todos los rincones del archipiélago.

En el centro de la isla se encuentra otra ciudad fortificada. Ubicada sobre una colina, Mdina es una ventana al pasado medieval de Malta. Sus estrechas y serpenteantes calles reflejan una indudable influencia árabe, salpicadas con fachadas medievales, palacios y edificios religiosos entre los que destaca la espléndida Catedral de San Pablo.

No es de extrañar que sus habitantes llamen a Mdina la ‘Ciudad del Silencio’.

No es de extrañar que sus habitantes llamen a Mdina la ‘Ciudad del Silencio’.

El rico patrimonio de Malta también cuenta con varios templos megalíticos con más de 5.000 años de antigüedad, y que todavía hoy guardan muchos misterios para los arqueólogos. Consideradas las estructuras humanas más antiguas del mundo, anteriores incluso a las pirámides de Egipto o a Stonehenge, el uso que se dio a estos lugares es incierto aunque dan fe de una increíble cultura anterior a la llegada de los fenicios.

En Malta hay seis templos megalíticos reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Los más impresionantes son los de Hagar Qim y Mnajdra, en el sur de Malta, y los de Ggantija, en Gozo. En el interior de algunos templos se encontraron varias estatuas de piedra con forma de mujer, por lo que se cree que eran lugares de culto a la diosa de la fertilidad. Algunos investigadores defienden que se trataba de observatorios astronómicos debido a la posición de algunos megalitos y a los grabados encontrados.

La decoración del templo de Mjandra parece representar las estrellas del firmamento.

La decoración del templo de Mjandra parece representar las estrellas del firmamento.

Otra visita imprescindible en la isla de Malta es el pintoresco puerto de Marsaxlokk, un pequeño pueblo de pescadores famoso por sus coloridas embarcaciones llamadas luzzu. A cada lado de la proa, estas embarcaciones llevan un Ojo de Osiris, una antigua costumbre fenicia según la cual estos ojos alejan a los malos espíritus y traen buena suerte a los pescadores.

Los luzzu han sobrevivido hasta nuestros días gracias a su gran estabilidad.

Los luzzu han sobrevivido hasta nuestros días gracias a su gran estabilidad.

En Malta hay innumerables obras de arte, pero no todas han sido creadas por la mano del hombre. La naturaleza también ha dado muestras de una gran sensibilidad artística y ha creado lugares de una gran belleza como son Blue Grotto, en la isla de Malta, o Azure Window y el Inland Sea, en la vecina isla de Gozo. Se trata de caprichosas formaciones producidas por la erosión de la piedra caliza durante miles de años y que hoy hacen las delicias de los amantes del mar, la naturaleza y el submarinismo.

Blue Grotto forma parte de una serie de cuevas que solo pueden visitarse desde el mar.

Blue Grotto forma parte de una serie de cuevas que solo pueden visitarse desde el mar.

 

Azure Window, en Gozo, es un arco natural que se eleva más de 20 metros sobre el mar.

Azure Window, en Gozo, es un arco natural que se eleva más de 20 metros sobre el mar.

Inland Sea es una laguna interior conectada con el mar abierto a través de un túnel.

Inland Sea es una laguna interior conectada con el mar abierto a través de un túnel.

GOZO, DONDE SE DETUVO EL TIEMPO

Dentro del archipiélago maltés, Gozo es un mundo aparte. Si Malta invita a descubrir y a explorar su historia, Gozo invita a relajarse. Aunque sólo está a media hora de Malta, allí el tiempo parece haberse detenido, y aunque no cuenta con el impresionante patrimonio de la isla vecina, su serenidad y tranquila belleza atrae a otro tipo de turistas, los que buscan perderse unos días y desconectar.

Ramla Bay es una de las playas más hermosas del archipiélago.

Ramla Bay es una de las playas más hermosas del archipiélago.

Gozo vive plácidamente en el pasado. Afortunadamente la isla aún respira ese aroma que ya no se encuentra en muchos lugares. El ritmo de vida es pausado, las mujeres siguen haciendo encaje de bolillos enfrente de sus casas como lo han hecho durante generaciones, y en muchos pueblos perviven viejas y admirables tradiciones, como la de dejar la llave puesta en la puerta de casa para mostrar confianza a los vecinos.

El encaje de bolillo es una tradición maltesa que data del siglo XVII.

El encaje de bolillo es una tradición maltesa que data del siglo XVII.

La ciudad más grande de la isla es Victoria, nombre dado por el gobierno británico, aunque los gozitanos prefieren llamarla por su antiguo nombre: Rabat. Encaramada sobre una colina en el corazón de la isla, la ciudad invita a perderse por sus callejuelas llenas de encanto y dejarse llevar por su carácter atemporal.

Las callejuelas de Victoria invitan a imaginar cómo fue este lugar en el pasado.

Las callejuelas de Victoria invitan a imaginar cómo fue este lugar en el pasado.

Los primeros habitantes de Gozo, que llegaron a la isla hace unos 7.000 años, construyeron fabulosas estructuras megalíticas moviendo y levantando piedras de varias toneladas. Debido a las gigantescas dimensiones de estos megalitos, los habitantes de Gozo creían que estas estructuras sólo podían ser obra de gigantes, por lo que le dieron el nombre de Ggantija, que en maltés significa ‘Torres de los Gigantes’.

Los templos de Ggantija fueron las primeras construcciones humanas en Malta.

Los templos de Ggantija fueron las primeras construcciones humanas en Malta.

En el norte de Gozo se encuentran las salinas de Qbaijar, construidas hace unos 2000 años por los romanos y heredadas de padres a hijos hasta la actualidad. Se trata de unos sencillos rectángulos de piedra que retienen el agua cuando sube la marea. Cuando el agua se evapora queda la sal, y cuando ésta se ha secado, la recogen con unos cepillos. El principal enemigo de este sistema milenario es la lluvia, que arrastra y disuelve la sal.

Las salinas de Qbaijar siguen produciendo toneladas de sal al año

Las salinas de Qbaijar siguen produciendo toneladas de sal al año

Antes de visitar Malta creía que una escapada de cuatro o cinco días serían suficientes para descubrir lo mejor de las islas. Sin embargo me voy con una sensación muy distinta. Este hermoso y pequeño archipiélago tiene mucho que ofrecer. Su impresionante patrimonio cultural, sus aguas cristalinas, el clima y su deliciosa gastronomía, lo convierten en una agradable sorpresa para los que amamos el mar, la historia, la buena comida y el arte. Por si fuera poco, sigue siendo uno de los destinos más económicos del Mediterráneo. Para los que queráis disfrutar de las islas como se merecen, dos consejos. No vayáis con prisas y no tardéis mucho en ir. Cada vez son más los que vienen atraídos por su belleza y su historia, por lo que las islas están experimentado un gran crecimiento turístico. Sin embargo, Malta sigue siendo la gran desconocida del Mediterráneo. Id pronto. Antes de que el secreto deje de ser un secreto.

Por su autenticidad y belleza, Malta es uno de los últimos paraísos del Mediterráneo.

Por su autenticidad y belleza, Malta es uno de los últimos paraísos del Mediterráneo.

 

Texto y fotos: Agustí Ibáñez


Mostra un mapa més gran

 

CONSEJOS A TENER EN CUENTA

Formalidades de entrada: Malta forma parte de la Unión Europea. Para entrar solo necesitas el DNI o el pasaporte.

Moneda: Desde 2008, el euro es la moneda de Malta.

Idioma: Las dos lenguas oficiales son el inglés y el maltés, similar al árabe pero con huellas de italiano e inglés.

Cuándo ir: Malta tiene un clima privilegiado con una temperatura media anual de unos 19°C. Si os gusta la playa y el sol, el verano es muy cálido. Pero si preferís las playas tranquilas, los mejores meses son abril, mayo y septiembre, cuando hace menos calor y hay menos gente. Para practicar senderismo el mejor momento es en primavera, cuando las islas están más verdes. Otro momento para visitar Malta es en Semana Santa. Los malteses son muy católicos y organizan unas procesiones fantásticas.

 

Población y costumbres: Malta es el país con mayor densidad de Europa. En apenas 300km2 viven más de 400.000 personas. La última potencia que gobernó en las islas fue Gran Bretaña, lo que se nota en muchas costumbres. Sin embargo, la mayoría de la población local habla maltés y conserva su carácter mediterráneo. Los malteses disfrutan de la vida, les gusta la buena comida, la siesta y la fiesta. Alegres y apasionados, la familia y los amigos juegan un rol muy importante. Por otra parte, hay que recordar que Malta es uno de los países más católicos del mundo, por lo que debemos respetar ciertas normas. En las iglesias no se permite entrar con hombros o rodillas descubiertas, y en las playas están prohibidos el nudismo y el topless.

La religión ha jugado y juega un papel muy importante en la vida maltesa.

La religión ha jugado y juega un papel muy importante en la vida maltesa.

 CÓMO MOVERSE

El archipiélago está formado por cinco islas: Malta, que es la más grande, Gozo, Comino y tres pequeñas islas deshabitadas. Puedes alquilar un coche, aunque recuerda que se conduce por la izquierda y que los conductores malteses son algo temerarios. En las ciudades el tráfico es muy denso así que puede resultar más práctico un escúter. Otra opción más económica es el autobús, que llega a todas partes. En cuanto al taxi, es habitual regatear aunque desde el aeropuerto y hacía los destinos principales, el precio es fijo.

Para llegar de una isla a otra, la única forma es en ferri. Hay un servicio regular entre Malta y Gozo que tarda unos 30 minutos.

El ferri comunica diariamente las islas de Malta y Gozo.

El ferri comunica diariamente las islas de Malta y Gozo.

 

LO IMPRESCINDIBLE

Malta es pequeña pero hay mucho que ver. Tres lugares declarados Patrimonio de la Humanidad (La Valeta, el Hipogeo de Hal Saflieni y seis templos megalíticos), vestigios romanos, más de 300 iglesias, edificios barrocos, fortalezas, museos, palacios y lujosas residencias. No es de extrañar que en un decorado como este se hayan rodado tantas películas. Si tenéis pocos días lo mejor es organizarse y tener claro los sitios que no os podéis perder.

EN MALTA. La isla de Malta ofrece a los amantes de la historia y el arte un patrimonio inigualable en un territorio tan pequeño. Innumerables pueblos dejaron su impronta, pero fue bajo el mandato de la Orden de Malta, a partir del siglo XVI cuando la cultura de las islas alcanzó su máximo esplendor.

LA VALETTA. Toda la ciudad es Patrimonio de la Humanidad y tras sus impresionantes murallas se esconden algunos de los edificios más bellos de Europa. Tras su victoria ante los turcos, los Caballeros de San Juan construyeron una ciudad próspera repleta de hermosos palacios, residencias de lujo y fabulosas iglesias:

Upper Barrakka Gardens. Ubicados en la parte más alta de la ciudad, estos jardines públicos disfrutan de unas fantásticas vistas del Gran Puerto y las Tres Ciudades.

Concatedral de San Juan. Construida por la Orden de Malta, es una maravilla arquitectónica del siglo XVI. El aspecto austero de su exterior contrasta con su interior, una obra maestra del barroco, con las paredes delicadamente talladas y el techo decorado con extraordinarios frescos de Mattia Preti. El suelo exhibe más de 400 lápidas de mármol donde yacen importantes Caballeros de la Orden. También alberga una de las obras cumbre de Caravaggio: La Decapitación de San Juan Bautista, en la que muestra su dominio del claroscuro.

Casa Rocca Piccola. Es un palacio del siglo XVI que ofrece una percepción del modo de vida de la nobleza maltesa durante los últimos 400 años, con una amplia colección de objetos históricos.

Palacio del Gran Maestre. Este magnífico edificio barroco fue durante mucho tiempo la residencia de los Caballeros de la Orden. Construido en 1571, hoy es la sede del Parlamento de Malta.

EN BIRGU. También conocida como Vittoriosa, es la mejor conservada de las Tres Ciudades, a pesar de que muchos edificios fueron destruidos en la Segunda Guerra Mundial. En las tranquilas calles de Colacchio quedan algunas de las residencias de los Caballeros, que contrastan con el moderno puerto deportivo, abarrotado de lujosos yates y donde es posible alquilar una embarcación tradicional para ver el Gran Puerto y las murallas desde el mar.

EN MDINA. Perderse por sus estrechas callejuelas, repletas de palacios y lujosas residencias, es hacer un viaje al pasado medieval de Malta. Es posible visitar alguno de estos palacios, como el Palazzo Falson, que exhibe una fabulosa colección de antigüedades. Muy cerca, se encuentra el Carmelite Priory , donde puede visitarse su fabuloso interior del siglo XVII.

EN RABAT. Fuera de las murallas de Mdina, su mayor atracción son las catacumbas de San Pablo, un sistema de galerías subterráneas en cuyo interior pueden verse las tumbas y las mesas circulares que utilizaban los cristianos que huían de los romanos.

TEMPLOS MEGALÍTICOS

Hagar Qim. Construido hace más de 5.000 años, contiene el mayor megalito de Malta, que mide6 metros y pesa 57 toneladas. Durante las excavaciones se encontró un altar y varias estatuas de la diosa de la fertilidad, que están en el Museo Nacional de Arqueología.

Mnajdra. Muy cerca de Hagar Qim, es un complejo de tres templos que muestran unas complicadas técnicas de construcción. La piedra utilizada, de origen coralino, es más fuerte que la de Hagar Qim. En los dos equinoccios (20 de marzo y 22 de septiembre) los rayos del sol pasan exactamente a través de zonas específicas del templo.

MARSAXLOKK

La mayor parte del pescado en Malta proviene de este pintoresco puerto, el segundo más grande de la isla. En los últimos años, la afluencia de turistas, que vienen a ver los coloridos luzzu, ha derivado en un gran número de restaurantes.

BLUE GROTTO

Una de las joyas naturales de Malta. Se trata de una serie de cavernas marinas que se pueden visitar en una misma excursión a bordo de un luzzu.

 

EN GOZO

Aunque la mayoría de visitantes de Gozo lo hacen para relajarse y disfrutar de sus playas, la isla cuenta con algunos lugares que no tienen nada que envidiar a la vecina Malta.

TEMPLOS DE GGANTIJA. Son dos templos megalíticos, los más antiguos de Malta. Cada templo está dividido en 4 estancias circulares, accesibles a través de un pasillo central. En la roca pueden verse grandes agujeros que se cree que servían para sostener puertas.

VICTORIA. La principal ciudad de Gozo, alberga una magnífica fortaleza, una catedral y varios edificios antiguos.

AZURE WINDOW. Es la principal atracción de Gozo. Un arco natural que se eleva más de20 metros sobre el mar. Buen lugar para la práctica del submarinismo.

INLAND SEA. Es una laguna interior conectada con el mar abierto a través de un túnel. Cuando el mar está en calma es posible atravesarlo en barca.

RAMLA BAY. Hermosa playa de arena natural de color rojizo. Muy cerca se encuentra la Cueva de Calipso, donde según la leyenda estuvo Ulises durante siete años, cautivo de la ninfa Calipso.

 

COMINO

Es la isla habitada más pequeña, en la que sólo viven cuatro personas. Sólo hay un hotel, que hay que reservar con mucha antelación, así que la mayoría de turistas visitan la isla en un día. La gran atracción es el Blue Lagoon, un paraíso para los amantes de las aguas turquesas y del buceo.

 

DÓNDE DORMIR

Malta tiene una amplísima oferta hotelera para todos los gustos y bolsillos. Si prefieres cultura e historia, alójate en La Valeta. Para unas vacaciones tranquilas, Mdina o Mellieha. Si lo que buscas es vida nocturna, San Julián. Y si quieres relajarte de verdad, Gozo o Comino.

EN MALTA:

Para darte un lujo, alójate en el Xara Palace Relais & Chateaux (Mdina)  www.xarapalace.com.mt; o en el Corinthia Marina (St Julians) www.marinahotel.com.mt

Para una buena relación calidad-precio: el Castille (la Valletta) www.hotelcastillemalta.com; el Gorgianis (St Julians) www.gorgianis.com; o el Maritim Antonin & Spa Hotel (Mellieha)  www.maritim.com.mt

EN GOZO:

La opción más lujosa es el Kempinski San Lawrenz Resort & Spa (San Lawrenz) www.kempinski.com; y para una buena relación calidad-precio, el Beach View (Marsalforn) www.thebeachviewhotelgozo.com

EN COMINO:

Solo hay una opción, que abre en temporada alta y hay que reservar con mucha antelación: Comino Hotel & Bungalows www.cominohotel.com

DÓNDE COMER

En Malta se come mucho y bien. Las raciones son grandes y la mayoría de los restaurantes cuida el servicio y la calidad.

Cockney’s Restaurant (La Valetta). En el puerto de Marsamxett, con vistas al mar, es un restaurante familiar especializado en pescados, que compran directamente a los pescadores. Entre los entrantes destaca el tradicional plato maltés.

Ron’s Restaurant (Marsaxlokk). Con vistas al pintoresco puerto de Marsaxlokk y a los luzzu, sirve excelentes pescados y carnes. El pulpo es exquisito.

Rebekah’s Restaurant (Mellieha). Establecimiento con carácter en una antigua casa restaurada. La carta no es muy amplia pero los platos son deliciosos y la atmósfera muy elegante.

Il Kartell (Marsalforn – Gozo). Comer en este restaurante, con magníficas vistas a la bahía de Marsalforn, es como hacerlo en un barco. Cocina mediterránea y especialidades locales.

GASTRONOMÍA

La cocina maltesa es una mezcla de influencias. A quien haya estado en Sicilia, Turquía o el norte de África, le resultará familiar. Como en todos los países mediterráneos no faltan los buenos entrantes. Destacan la bigilla, paté elaborado con judías, y los pastizzi, empanadillas rellenas con requesón, carne o espinacas. También es tradicional empezar la comida con una sopa. Muy apreciada es la minestra, que combina verduras y legumbres, y la aljotta, una sopa de pescado. Como plato principal destaca el conejo y los pescados. Los vinos malteses son excelentes y la bebida más típica es el kennie, que recuerda a los aperitivos italianos por su sabor amargo.

QUÉ COMPRAR

El mejor lugar para comprar artesanías es el mercado de Ta’Quali, donde los artesanos tienen sus talleres. En algunos pueblos es posible visitar a los artesanos del vidrio soplado, que elaboran hermosos jarrones, copas y objetos de decoración. Las prendas de lana, de color blanco, son también muy típicas, así como el encaje de bolillo, en especial en la isla de Gozo. También hay muchas tiendas de antigüedades, aunque hay que saber que si tienen más de 50 años, es necesario un permiso de exportación.

MÁS INFORMACIÓN

www.visitmalta.com

www.viewingmalta.com

www.mta.com.mt