Llega la Navidad y muchas de las más hermosas ciudades europeas se visten de gala e instalan sus populares mercados de Navidad. Es una buena excusa para acercarse a ellas.

AUSTRIA: VIENA, INSBRUCK Y GRAZ 

La ciudad del Danubio y capital de Austria amplía su influencia fuera de sus fronteras al llegar las navidades. Y no solo por su mundialmente conocido Concierto de Año Nuevo (1 de enero, en el Musikverein, con la Orquesta Sinfónica de Viena), retransmitido en directo a más de 70 países, sino también por sus nueve mercadillos navideños que arrancan en su mayoría el 17 de noviembre y le dan un color y un calor especial a la imperial ciudad de Sissi.

El más importante es el Christkindlmarkt, que tiene lugar en la plaza del ayuntamiento (Rathausplatz), con su gigantesco árbol navideño y una gran pista de patinaje. Abre todos los días, de 10.00 a 21.30. Pero también son dignos de ver: el del Palacio de Schönbrunn (de fina artesanía tradicional), el de Spittelbderg (por las calles peatonales tras el Barrio de los Museos), el de Adviento del Palacio Belvedere (de ambiente imperial) o el de la Maria-Theresien-Platz (con degustación de comida y el tipico vino caliente). Y en el Museumsquartier (Barrio de los Museos), de16.00 a 23.00, no debéis perderos sus espectaculares juegos de luces o la posibilidad de jugar al curling (especie de petanca sobre hielo).

www.austria.info

http://www.austria.info/es/home/mercados-de-navidad-en-viena-1410818.html

Pero no sólo en la capital austriaca se celebran mercados navideños. También Innsbruck y Graz merecen especial atención. El mercadillo de Navidad del primero, por ejemplo, situado en el casco antiguo –junto al Tejado de Oro- se cuenta entre los más bonitos y románticos de la zona alpina.

www.christkindlmarkt.cc

Viena

Viena

Innsbruck

Innsbruck

Graz

Graz

FRANCIA: COLMAR Y ESTRASBURGO

Los dos principales mercadillos de nuestro vecino país francés están ubicados, curiosamente, en su región más pequeña: Alsacia. El más importante es el de Estrasburgo, que data del siglo XVI. Se celebra del 24 de noviembre al 31 de diciembre y tiene su epicentro en la plaza Broglie. En la plaza Kleber la gente deja regalos bajo un gran árbol para los pobres. En la plaza Gutenberg (en esta ciudad imprimió su primera Biblia), podéis vivir la curiosa ‘ Navidad del libro’.  Y en la plaza Austerlitz, saborear los ricos vinos del mercado de los Bredle.

Estrasburgo

Estrasburgo

También tiene gran tradición navideña Colmar, la más pintoresca villa alsaciana. Sus mercadillos se articulan en torno a cinco puntos: la plaza des Dominicains (junto a la iglesia), la plaza Jeanne d’Arc (que reproduce el ambiente de un pueblo alsaciano antiguo), la plaza Ancienne Douane, el palacio medieval de Koïfhus (con artesanía y antigüedades) y la Petite Venise (dedicado especialmente a los niños, con casitas de colores, juegos, belenes y el correo de Papá Noel).

www.atout-france.fr/

http://www.mercados-navidad.es/francia/alsacia/index.html

FLANDES. BRUSELAS Y BRUJAS

Cálido ambiente en las ciudades, atmósfera de cuento en las plazas con las casitas de tejado escalonado iluminadas con motivo de las fiestas navideñas, acogedores hoteles y restaurantes, animados mercadillos y pistas de patinaje donde los más atrevidos podrán hacer piruetas… A partir de finales de noviembre, el ambiente de la navidad invade Flandes. Además, en Bélgica los niños reciben sus regalos el día de San Nicolás, el 6 de diciembre. Para tal fecha es típico comer speculaas (galletas de especias), mazapán, dulces y, por supuesto ¡mandarinas! ya que la leyenda cuenta que el santo llegó desde España. Su desembarco anual en el puerto de Amberes merece una visita. Bruselas celebra del 30/11 al 6/1 un mercado navideño con gran noria y pista de patinaje alrededor del Vismet, la Bolsa y la Grand Place. La iluminación de ésta será de lo más especial. El 31 de diciembre hay que dirigirse desde las 22h30 al Mont des Arts para disfrutar de un magnífico espectáculo de fuegos artificiales tras haber degustado un aperitivo musical. Este año destaca el espectacular Bosque de Navidad con abetos de hasta 8m de altura en pleno centro de la ciudad, que alberga una fábrica de chocolate, otra de galletas y la auténtica casa de Papá Noel.

http://flandes.net

www.visitbrussels.be

Bruselas

Bruselas

Brujas, la ciudad romántica por excelencia, se caldea como nunca en esta época del año. El mercadillo navideño ¡en el que se puede beber incluso cerveza caliente y con especias! y la pista de patinaje de la Grote Markt son la clave, pero no los únicos detalles. El Festival de Esculturas de Hielo y Nieve es un éxito asegurado para el visitante. Toneladas de hielo y nieve recrean un mundo imaginario, del 23/11 al 6/1 en la Plaza de la Estación. www.icesculpture.be

Los amantes de la música se deleitarán en el Concertgebouw con 2 grandes conciertos: el Concierto de Navidad el día 22/12 y el de Año Nuevo, el día 6 de enero.

Esculturas de hielo (Brujas)

Esculturas de hielo (Brujas)

Festival de Esculturas de hielo (Brujas)

Festival de Esculturas de hielo (Brujas)

ALEMANIA. DRESDEN Y NUREMBERG

¿Recuerdas la calidez de las navidades de tu infancia? ¿Recuerdas cómo crecía el entusiasmo a medida que se acercaba el 25 de diciembre? En Alemania, tierra de tradiciones, aún es posible reencontrarse con todos esos olores y sabores familiares típicos de esta mágica época de festejos. Durante el tiempo de Adviento, las ciudades alemanas hacen un alto en su rutina diaria para disfrutar de la fiesta: las calles, edificios y comercios se visten de las típicas decoraciones y delante del ayuntamiento se coloca el tradicional árbol de Navidad.

Pero, la verdadera estrella sigue siendo, sin lugar a dudas, el mercadillo de Navidad y sus animados puestos adornados con miles de colores.

Efectivamente, a partir del primer domingo de Adviento, casi todas las ciudades alemanas inauguran sus mercadillos de Navidad. En pleno casco antiguo, se reparten decenas de pequeños quioscos de madera dedicados a la venta de productos artesanales, decoraciones de Navidad, juguetes, vinos calientes, galletas y especialidades locales. Música y coros de niños contribuyen con sus cantos a crear este ambiente de fiesta.

Eso sucede en casi todas las ciudades, pero especialmente en Dresden y Nuremberg. En la  primera se encuentra el «Striezelmarkt», el mercadillo más antiguo de toda Alemania, que ofrece muestras de artesanía y decoraciones de Navidad procedentes de las montañas de Erzgebirge.

www.germany.travel

Dresden

Dresden

En Nuremberg, la tradición se remonta a 3 siglos: A todo lo comentado habría que añadir las bonitas muñecas comestibles hechas de ciruelas pasas, higos secos, uvas pasas y nueces. Todo ello con el célebre pan de especias, también llamados “divinos bocaditos de miel”. Los panes de especias de Nuremberg gozan de proyección internacional: la empresa Otto Schmidt, en plena temporada, puede llegar a producir hasta 3 millones de panes de especias al día para atender la fuerte demanda.

www.lebkuchen- schmidt.com/

Nuremberg

Nuremberg

SUIZA: MONTREUX Y BASILEA

Montreux

Montreux

Suiza, donde se habla el francés y el alemán según la zona en la que nos encontremos, hace que también podamos diferenciar dos ejemplos de mercadillos navideños. En la zona francófona, el más llamativo es el de Montreux, preciosa localidad del cantón del Valais, a orillas del lago Leman. El suyo es el mercadillo navideño más grande de toda Suiza, con 150 puestos donde encontrareis todo tipo de adornos y productos típicos de estas fechas. Abierto de11.00 a22.00, hasta el 24 de diciembre y dividido en cinco ambientes diferentes. De miércoles a domingos se puede visitar también la casa de Santa Claus, en la cima de Rochers-de-Naye, a2.032 m. de altitud, o un mercadillo medieval en el castillo de Chillon (a 3 km de la ciudad).

Basilea

Basilea

Por lo que se refiere a la Suiza de habla alemana, el más destacado –y más antiguo del país– es el de Basilea, considerada la capital cultural del país, que transcurre del 22 de noviembre al 23 de diciembre. Horario: de11.00 a20.00. Es de obligada visita la casa Johann Wanner (Spalenberg, 14 ) reputada boutique de decoración navideña con clientes tan ilustres como la Casa Blanca o las monarquías inglesa y monegasca.  No dejeis de probar la Läckerli, galleta tradicional de la ciudad (data del siglo XIV), elaborada con miel, almendras, avellanas, naranja confitada y kirsch.

www.myswitzerland.com