Efectivamente, en Zermatt solo circulan electrotaxis o carruajes de caballos, como en un cuento. Por sus blanquecinas calles transitan tanto meros paseantes como esquiadores, equipados para acceder a las pistas de sus tres zonas. La de Sunnegga ha estrenado un nuevo funicular subterráneo que emerge de la nieve al llegar a su destino, desde el que se asciende a la cota Rothorn (3.103 m). Klein Matterhorn es su zona más alta –hay que empalmar tres teleféricos para llegar– que suele elevarse por encima de los mantos de nubes rozando el cielo.

Aparte de un restaurante, esta área ofrece una original pista skimovie –la 65- con dos cámaras que graban a los esquiadores. Segundos después de haberla finalizado, tras registrar el forfait, se puede analizar la bajada en www.skiline.cc y compartirla al instante a través de Facebook o Twitter.
Aun así, la zona más venerada es, sin duda, a la que se accede con el cremallera Gornergrat.

Allí está su observatorio, un restaurante y un hotel, justo frente al Cervino, un majestuoso pico en forma de pirámide dentada, de 4.478 m. Allí también espera al visitante una aldea iglú en la que experimentar cómo de dormir como los esquimales.

En total, Zermatt dispone de 360 kilómetros de pistas con diferentes niveles, tanto en su lado suizo como en el italiano, accesible con el mismo forfait. Hay también un funpark-freestyle, el Gravity Park, para los surferos de nieve, y heli-skiing fuera pistas, con guías de montaña experimentados.
A diferencia de las estaciones-dormitorio, que se limitan a cumplir su función de albergues de esquiadores sin mayor encanto, Zermatt invita a románticos paseos après-ski por sus calles engalanadas de neones y sus boutiques.

También es de obligada visita el Matterhorn Museum, donde conocer la leyenda del mítico pico. Y para saciar el apetito, una novedad: la taberna-fondue Ferdinand, junto al hotel Cervo.

Y si la visita coincide entre los días 8 y 12 de abril, podrá vivirse el espectacular Zermatt Unplugged, rock acústico en el mejor escenario natural.

CÓMO IR
En avión, la compañía suiza Swiss Airlines (www.swiss.com y 901.116.712) vuela a diario de Madrid y Barcelona a Ginebra. Allí coger el tren que, vía Laussanne y Montreux, bordeando el lago Leman, llega hasta Zermatt

DÓNDE DORMIR
Walliserhof (www. walliserhof-zermatt.ch), en la calle principal, a 5 minutos de la estación, es un 4 estrellas centenario con dos restaurantes, lounge y mini-wellness.

DÓNDE COMER
GramPi’s (www.grampis.ch) ofrece cocina italiana, excelentes pizzas… y la disco The Cave en sus bajos.

MÁS INFORMACIÓN
Turismo del Valais: www.valais.ch
Turismo de Zermatt: www.zermatt.ch
Oficina de Turismo de Suiza : www.myswitzerland.com