Texto y fotos de Aina Pugés

Este viaje, amigos, no tiene desperdicio. Yo no he visto nunca nada parecido. Os presento en este reportaje algunos consejos a tener muy en cuenta a medida que vamos descubriendo estos verdaderos tesoros de la Naturaleza.

  1. El infierno se llama VALLE DE FUEGO                                                     Salimos desde Barcelona hacia Las Vegas. Nos da tiempo a visitar algunos casinos y sus típicos shows pero nuestro destino es la ciudad de St. George donde nos alojamos en el hotel Desert Garden Inn. Antes una parada muy interesante: El valle de Fuego, donde las dunas de arena del Jurásico han dado lugar a dunas de arenisca y formaciones realmente asombrosas. Son 90 kilómetros y muchos se lo saltan pero vale la pena. Visita el Centro de Visitantes donde nos darán un mapa que permite localizar los puntos más interesantes. Entrada al parque: 10 dólares por automóvil.

 

Nuestro hotel: Hotel Desert Garden Inn (St. George)

2. En BRYCE CANYON NATIONAL PARK y HORSESHOE BEND.

Madrugamos. Nuestro próximo objetivo es Bryce CanyonAquí la erosión ha formado unas columnas rocosas de una asombrosa variedad cromática, desde el amarillo anaranjado al rojo oscuro. En la misma entrada al parque nos dan un mapa donde podremos localizar los miradores más interesantes. No os perdáis: Bruce Point, Inspiration Point y Sunset Point. Precisamente en este último se puede realizar un treking (Navajos Loop). Está muy bien: llega hasta abajo… lo malo es que después hay que subir una cuesta bastante empinada… La mayoría de visitantes solemos hacer Bryce con nuestro coche pero hay shuttles gratuitos. Importante: aquí hemos comprado un Anual Pass que permite visitar la mayoría de parques nacionales. Son 80 dólares y vale la pena.

De Bryce nos dirigimos a Horseshoe Bend (155 millas), en Page. Es un punto panorámico desde donde se domina una panorámica excepcional de un meandro del río Colorado, Mucho cuidado, no hay barandillas y la altura es de vértigo. No debes perdértelo.

De vez en cuando algunos árboles dan un toque de color a un escenario donde domina el color naranja

Horseshoe Bend

Nuestro hotel en Page: Hotel Days Inn by Wyndham.

3. UPPER y LOWER ANTELOPE CANYON NATIONAL PARK

A la mañana siguiente, nuestro próximo destino es Antelope Canyon, dos estrechos desfiladeros que se visitan a pie y siempre acompañados con guías navajos expertos. El paisaje es de fábula y según la luz solar el cañón ofrece formas y colores mágicos. Ambos, Lower y Upper, están muy cerca el uno del otro pero nosotros solo visitamos Upper. Descubierto por una joven pastora navajo es un majestuoso desfiladero de 2 metros de anchura (a menudo menos) y casi 200 metros de longitud. Los colores de las paredes del cañón son de un naranja insultante.

Cómo se hace la visita. Upper Canyon es el que hace la mayoría de la gente. Es más cómodo, sobretodo para aquellos que tienen problemas de claustrofobia. Gestionado por la reserva de los navajo aquí no sirve el Anual Pass y por lo tanto hay que pagar una entrada por persona. Hay que hacer una reserva antes (https://antelopeslotcanyon.com)  en alguna de la agencias que gestionan el parque y presentarse 30 minutos antes. Luego éstas se encargan de llevarnos en furgoneta hasta la misma entrada. Total, más o menos una hora y media.

 

4. MONUMENT VALLEY. Tras las huellas de John Wayne.

124 millas nos separan hoy de una de las joyas de este viaje: Monument Valley. La carretera, como viene siendo habitual, es un sueño, rectas hacia el infinito, paisajes de ensueño. De pronto, la silueta de Monument Valley.

El color aparece aquí en los tonos más primarios. Rojo sangre, naranja quemado, violeta profundo. Es uno de los paisajes más definitorios de USA porque no hay que olvidar que el valle juega un papel crucial en el mito fundacional de norteamérica como nación de pioneros. Es el epicentro de la nación navajo, la reserva indígena más grande de Estados Unidos y su historia no precisamente bonita: en 1864 el gobierno americano expulsó a los navajos de su propia tierra. La Larga Marcha se decía entonces. Volvieron a sus tierra 4 años más tarde y por eso Monumento Valley es tierra sagrada para los navajos.

Monument Valley juega un papel crucial en la historia de Estados Unidos

El valle puede hacerse con toda la tranquilidad del mundo con nuestro propio coche pero hay pequeños jeeps conducidos por guías navajos. Tiene su ventaja: llegan a lugares sagrados para ellos, lugares a los que nunca llegarías con tu propio coche.

Cómo se visita. Para recorrer el valle hay que llegar al hotel The View. Allí comienza la Wildcat Trail. No te pierdas ni la puesta de sol ni el amanecer. Pura Magia!!!

También gestionado por los navajos se paga una entrada. No sirve el Anual Pass.

Nuestro Hotel: Hotel The View. Es el único hotel que hay en el interior del valle y permite vistas espectaculares.

(Muy pronto, Cap. 2)