No cabe la menor duda de que, desde sus orígenes, el Pera Palace estaba llamado a convertirse en leyenda. Y así ha sido hasta nuestros días.

El Pera Palace, efectivamente, nació en 1895 para hospedar a los pasajeros del recién inaugurado tren Orient Expres, quienes, al llegar a su destino final, Constantinopla, necesitaban de un lujoso hotel acorde a sus exigencias. Venían de París y, una vez en la maravillosa ciudad del Bósforo, se alojaban durante tres días y otras tantas noches en las lujosas habitaciones del hotel. Y es que sólo el Pera Palace estaba a la altura de los mejores hoteles parisinos.



De hecho, fue el primer gran inmueble de la ciudad en disponer de electricidad y agua caliente, hasta entonces un lujo sólo al abasto del palacio del sultán. No eran, sin duda, las únicas exclusividades. La otra gran atracción era –y sigue siendo- el ascensor, el único ascensor eléctrico de todo el imperio otomano. El ascensor aún hoy sigue funcionando tal cual: la maquinaria es cuidadosamente mantenida, pero es la original.

Por los maravillosos salones del Pera Palace han ido desfilando ilustres personajes. Reyes, políticos, artistas… De hecho, aún hoy, algunas de sus más importantes suites están dedicadas a ellos: la 103 se llama Greta Garbo, la 401 Mata Hari, la 218 Ernest Hemingway… Agatha Christie siempre pedía la 411. En ella escribió una de sus más célebres novelas: Asesinato en el Orient Express.

Habitación Greta Garbo

Habitación Greta Garbo

Todas las habitaciones mantienen una atmósfera añeja y todas ellas están abiertas al público. Todas menos una, la 101, que correspondía a Mustafa Kemal Atatürk, el padre de la nueva Turquía. Convertida en un auténtico museo, alberga objetos muy valiosos del político (objetos personales, libros, revistas, manuscritos…) Hoy, y siempre que se disponga de un permiso especial, puede visitarse.

 

Sin embargo y pese a alojar a tan ilustre clientela, con el transcurso de los años el Pera Palace no pudo combatir el embate que se le venía encima. Pronto sus añejos encantos no fueron suficientes para competir con los grandes hoteles internacionales que abrieron en la ciudad. De hecho, en los últimos años el hotel atraía más a los turistas que a verdaderos clientes. Sin embargo, la reconversión del antes deprimido barrio de Pera como nuevo centro cultural y una exhaustiva reforma en el hotel en el que se han invertido más de 23 millones de euros y casi dos años y medio de duros trabajos lo dotan de nueva vida.

 

Lo cierto es que hoy los viajeros pueden alojarse de nuevo en el hotel… Y, de paso, dejar volar su imaginación, como antes hicieron numerosos personajes del mundo de la literatura. Las 115 habitaciones -16 de ellas suites maravillosas-, muy amplias, están exquisitamente decoradas y, aunque han sido completamente renovadas, conservan objetos originales (baños de mármol de Carrara, lámparas de Murano…);mención aparte merecen su nuevo y lujoso spa y el gran restaurante, llamado Agatha, que ofrece deliciosos platos típicos de la cocina turca, francesa e italiana (homenaje a las más importantes paradas del Orient Express: París, Venecia y Estambul), de la mano del chef J.W. Thomae. Por cierto, Thomae viene del Tantris, uno de los mejores restaurantes de la ciudad de Munich, con dos estrellas Michelin.

 

Uno de los lugares que sin duda llamará nuestra atención es el Orient Bar. Se dice que fue aquí donde agentes y espías discutían el futuro de las naciones durante la II Guerra Mundial. Aquí pasó, también, muchas horas Ernest Hemingway, cuando en 1922 fue a cubrir el fin de la guerra greco-turca. El bar se menciona en su novela Las nieves del Kilimanjaro.
Mientras tanto, en el vestíbulo se sirve cada día a las cinco de la tarde el famoso té de “alta sociedad”, en un juego de plata recién descubierto en una habitación secreta. Abierto a todo el mundo, no cabe la menor duda que es una interesante excusa para acercarse al hotel y descubrir los secretos de uno de los hoteles más emblemáticos del mundo.

DATOS PRÁCTICOS
Hotel Pera Palace
Me rutiyet Caddesi, 52
Tepebaçi (Pera)
Estambul
www.perapalace.com
Precios: Entre 185 y 2.000 euros la noche. (Por 300 euros puede Vd. dormir en la cama de Greta Garbo; por 400 en la de Agatha Christie; la suite presidencial llega a 2.000 euros)
Té de las 5 de la tarde: el precio con tapas y dulces turcos es de unos 25 euros.