Abandonamos el hermoso entramado urbano de Cracovia. Nuestra intención es profundizar más por esta región única que es Malopolska, una de las regiones más importantes del país. No nos parece nada extraño: aquí se encuentran 100 de entre los 600 monumentos y museos más interesantes del país. Tanto es así que la UNESCO reconoció el valor y la importancia de Malopolska y su constribución en el patrimonio cultural de Polonia y Europa. El paisaje cultural único está formado también por los castillos medievales y fortalezas en la ruta de los Nidos de Águilas, la ruta de la Arquitectura de Madera y otras rutas temáticas, que ayudan a conocer la historia de la región y de las cultura polaca y judía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Andrés y yo tenemos una obsesión, la misma obsesión: queremos acercarnos a Zakopane –en el sur, muy cerca ya de la frontera con Bratilasva, y de camino hacer una parada ineludible: Wieliczka.

Polonia tiene más de 225.000 kilómetros de carreteras en buen estado y la verdad es que podemos conducir sin contratiempos, salvo algún cruce de ferrocarriles o de tractores que buscan trabajo en las cosechas. Nos ponemos en ruta. El camino rememora la naturaleza agrícola del país, sobre todo por estos pueblecitos que van apareciendo de tanto en tanto y que llevan esa vida cansina y campesina unida al cultivo de cada año. A pesar de la creciente industrialización que llegó como corolario de la posguerra y de la consecuente migración hacia los centros urbanos, aún sobrevive un 60% que prefiere los campos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegamos a Wieliczka, una ciudad que vive alrededor de la sal y que se abre justo sobre el kilómetro 13 de la carretera que se dirige a Tarnow. En el actual epicentro cívico está la entrada a la mina de sal más antigua de Europa; funciona desde el año 1044 y aparece citada desde el siglo XV. Se sabe que era uno de los destinos preferidos de personajes como Goethe, Copérnico, Chopin…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Actualmente la mina es considerada Patrimonio Natural y Cultural de la Unesco y fue el primer “monumento” en recibir esta distinción de Polonia. Hay un recorrido que permite internarse por las venas subterráneas de la ciudad a través de los túneles que se han ido cavando en los más de 1000 años de historia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De hecho son 150 kilómetros de galerías bajo tierra que llegan hasta los 515 metros de profundidad. Sin embargo, la visita no es tan extensa y se realiza a través de unos cuatro kilómetros por unos tres niveles distintos que se internan hasta los 130 metros bajo la superficie. Durante el recorrido entre pasadizos, sorprenden una serie de esculturas y capillas católicas que fueron talladas en la sal durante los siglos XVII y XIX.

foto 5

El Interior de la mina de sal de Wielizka alberga esta gran iglesia católica

El Interior de la mina de sal de Wielizka alberga esta gran iglesia católica

En el itinerario hacia Zakopane el paisaje va cerrándose, más que nada porque aquí nacen los montes Tatra. Centro de inspiración para poetas y literatos polacos, Zakopane se ha transformado en un pueblecito de referencia para las vacaciones estivales de los locales, quizá porque destila cierto aire bucólico, como de postal encantada y desconocida; vive lejos de las grandes aglomeraciones y en un paisaje de glaciares, montañas, lagos y arroyos que cruzan en cada vuelta del camino.

Detalle de una casa de madera en Zakopane

Detalle de una casa de madera en Zakopane

Hay iglesias de madera, capillas y mansiones de estilo propio: el estilo zakopane. Quien ha tenido la oportunidad de viajar al menos por  Malopolska habrá podido comprobar que el elemento que le da un distintivo a la región son las iglesias católicas de madera. Esta arquitectura tradicional tan bien conservada es algo excepcional, créanme. Y es que todos estos monumentos viven en simbiosis natural con los paisajes, mientras el viento lleva un olor característico y muy agradable de su madera seca: abetos, píceas y alerces.

Jaszczurowka. Iglesia Sagrado Corazon Jesus

Jaszczurowka. Iglesia Sagrado Corazon Jesus

“Las pequeñas iglesias de madera de Debno, Sekowa, Binarowa y Lipnica Murowana están inscritas en la lista de la UNESCO y fascinan con su estilo excepcional, rico mobiliario, decoraciones únicas de pintura, junto con las soluciones de construcción insólitas”, dice el guía. No nos da tiempo a verlas todas, pero las que hemos tenido oportunidad de visitar despiertan nuestro más profundo sentido de la estética. Sí, sólo hay que verlas…

Iglesia de Debno. Es Patrimonio de la Humanidad y una verdadera obra de arte

Iglesia de Debno. Es Patrimonio de la Humanidad y una verdadera obra de arte

foto 10

No en todas, pero muchas de las iglesia ofrecen este espectacularaspecto

No todas, pero muchas de las iglesias ofrecen en su interior este espectacular aspecto

Y es que, efectivamente, no son simplemente unas obras de arte sino el testimonio de la maestría de los constructores de los siglos pasados, un museo al aire libre inigualable.

Me pierdo ante tanta belleza acumulada y me pellizco para asegurarme que no estoy viviendo un sueño. Y si así fuera, les pido un favor: déjenme soñar…

 

Fotos de Andrés Magai

 

guia3

LOT ofrece vuelos directos desde Madrid a Varsovia. La duración del trayecto son tres horas y diez minutos y el servicio a bordo es muy agradable. A partir de enero de 2016 LOT operará, también, desde Barcelona.

avion

QUÉ VER

En Wieliczka. Es la ciudad cuyo interior está atravesado por una inmensa mina de sal. Fue uno de los lugares prefreridos de personajes ilustres como Chopin, Balzac, Goethe… Se puede realizar una visita subterránea a la mina, a 130 metros bajo la superficie, observar las esculturas de sal, tomar algo en el bar subterráneo o comprar algún souvenir en las tiendas. Es una experiencia única.

En ruta hacia Zakopane. Hay que visitar las iglesias de madera. Todos los pueblecitos que se cruzan en nuestro camino tienen «su» iglesia de madera. Algunas (ver artículo) son Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

MÁS INFORMACIÓN

www.polonia.travel