La bella ciudad de San Petersburgo nació como el capricho de un zar, Pedro I el Grande, quien quiso construir la ciudad de sus sueños a orillas del río Neva. Desde entonces, la ciudad cambió varias veces de nombre, siendo Petrogrado hasta 1924 y Leningrado hasta 1991.

Las más europea de las ciudades rusas enamora desde el primer día

Las más europea de las ciudades rusas enamora desde el primer día

Pero más allá de los vaivenes históricos, la antigua capital imperial jamás perdió su particular atmósfera, que la convierte en la ciudad más acogedora, abierta y cosmopolita de Rusia. Incluso la etapa soviética dejó muy poca huella aquí, a diferencia de Moscú o Kiev.

Centro histórico, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Centro histórico, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Los canales e innumerables puentes de San Petersburgo recuerdan a los venecianos

Los canales e innumerables puentes de San Petersburgo recuerdan a los venecianos

Hoy la influencia occidental, llegada sobre todo desde el mar a través del golfo de Finlandia, es evidente en cada una de sus calles y avenidas. Sus gentes son más abiertas, y también más presumidas, que el ruso medio, y a menudo alardean de ser más europeos y estar mejor preparados que el resto de sus compatriotas.

En invierno San Petersburgo muestra su cara más fría pero para muchos también la más bella.

En invierno San Petersburgo muestra su cara más fría pero para muchos también la más bella.

El mejor lugar para empezar a descubrir el alma y grandeza de San Petersburgo es siguiendo la orilla izquierda del río Neva, donde se suceden los grandes símbolos de su pasado imperial.

Cuando el Neva se congela, muchos aprovechan para pasear o incluso patinar sobre su superficie.

Cuando el Neva se congela, muchos aprovechan para pasear o incluso patinar sobre su superficie.

El edificio más famoso de la ciudad es el Hermitage, también conocido como Palacio de Invierno y que fue la antigua residencia de los zares. Se trata de un edificio colosal, con más de mil habitaciones y que hoy reúne una de las colecciones de arte más valiosas del mundo.

Más grande que el Louvre, el Hermitage está considerado el museo más grande del mundo.

Más grande que el Louvre, el Hermitage está considerado el museo más grande del mundo.

 La espectacular plaza donde se encuentra el Hermitage muestra el poder de la antigua capital zarista.


La espectacular plaza donde se encuentra el Hermitage muestra el poder de la antigua capital zarista.

Otro edificio emblemático es la catedral de San Isaac, un templo monumental cuya cúpula es la segunda más grande del mundo, después de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

En el interior de la monumental catedral de San Isaac caben hasta 13.000 personas

En el interior de la monumental catedral de San Isaac caben hasta 13.000 personas

En casi cada uno de los puentes hay muestras del romanticismo de San Petersburgo

En casi cada uno de los puentes hay muestras del romanticismo de San Petersburgo

Otra joya arquitectónica es la hermosa iglesia de la Resurrección, situada en la orilla del canal Griboyédova. También conocida como Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, esta iglesia de estilo ortodoxo se edificó a finales del siglo XIX en el lugar donde fue asesinado el zar Alejandro II.

Iglesia de la Resurrección

Iglesia de la Resurrección

Por la noche algunas calles de San Petersburgo parecen salidas de un cuento.

Por la noche algunas calles de San Petersburgo parecen salidas de un cuento.

Ninguna calle personifica mejor el alma de San Petersburgo que la Avenida Nevski

Ninguna calle personifica mejor el alma de San Petersburgo que la Avenida Nevski

Otro punto imprescindible para conocer la ciudad es su principal arteria, la Avenida Nevski, donde se concentran, además de importantes monumentos, las principales tiendas, teatros, cines, librerías e instituciones culturales de la ciudad. La ancha calle comienza al borde del río, donde se alza el Almirantazgo recorre cinco kilómetros hasta terminar en “Lavra” de Alexander Nevsky, de nuevo a orillas del Neva.

guia

 

CÓMO LLEGAR

Lufthansa, KLM, Air France, Czech Airlines y Finnair tienen vuelos diarios a San Petersburgo con escala en alguna ciudad europea, principalmente Frankfurt, Amsterdam, Paris o Praga.

 

DOCUMENTACIÓN

Los ciudadanos de la Unión Europea necesitan un visado para entrar en Rusia. Se tramita antes del viaje en cualquier Consulado Ruso.

 

MONEDA: la moneda rusa es el rublo.

 

CUÁNDO IR

El verano es famoso por las Noches Blancas durante las cuales el sol no termina de ponerse por el horizonte. Pero el invierno, aunque a veces extremadamente frío, es tal vez el momento en que la ciudad muestra todo su esplendor y autenticidad.

DÓNDE DORMIR

Hasta la desintegración de la URSS, la ciudad contaba con muy pocos hoteles que pudieran presumir de cierta calidad. Sin embargo, el panorama actual es muy distinto y la calidad se asemeja a los estándares europeos. Lo mejor es alojarse en el centro de la ciudad.

QUÉ COMER

En San Petersburgo existe un amplio catálogo de restaurantes de calidad y para todos los bolsillos. Debido al clima frío, los platos de la cocina típica son muy altos en calorías. Las sopas son muy populares.

14

QUÉ COMPRAR

Para ir de compras por San Petersburgo basta recorrer un par de veces la inevitable Nevsky Prospekt. El recuerdo más popular es la «Matrioshka», que consiste en varias muñecas de madera, que se ponen una dentro de la otra. También es conocida la vajilla de madera pintada «Jojlomá», la porcelana tradicional y las antigüedades, además del delicioso caviar ruso y, como no, el vodka.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA