La Semana Santa ya está aquí. Somos ya muchos los viajeros que nos trasladamos a otros lugares para experimentar en vivo y en directo cómo se viven estos días en que la religiosidad lo invade todo, absolutamente todo. Israel, claro, se lleva una buena parte del pastel. Las razones son obvias. Jerusalén, por ejemplo, se llena de viajeros. Llegan de todas partes. Esta vez, sin embargo, dejamos de lado la ciudad santa por excelencia y nos acercamos a Nazaret. ¿Y qué hay en Nazaret? ¿Qué ofrece que la hace tan atractiva a nuestros ojos? Fácil, la histórica ciudad donde Jesús pasó los primeros años de su vida, ofrece una gran cantidad de lugares para visitar. Veamos cuáles nos sugieren desde el Ministerio del Turismo de Israel:

 

 

Nazaret, también conocida como la cuna de la cristiandad por la historia y tradición que envuelven la ciudad de más de 20 siglos, posee una gran riqueza cultural, una amplia oferta turística y todo el encanto de Oriente Próximo. Situada en la Baja Galilea, se encuentra inmersa en el corazón de un valle rodeado de montañas, a tan sólo dos horas en coche de Tel Aviv y con la posibilidad de llegar en bus de manera rápida y económica. Así pues, su ubicación cercana a la segunda ciudad de Israel permite realizar una escapada de 48 horas para conocer de manera más exhausta el patrimonio que Nazaret ofrece. Algunos “musts” de la ciudad donde Jesús pasó parte de su vida son:

 

 

Iglesia  y gruta de la Anunciación. Construída donde se encontraba la casa de José y María recuerda su pasado histórico vigente y latente hasta día de hoy. La basílica constituye uno de los lugares litúrgicos más venerados del mundo cristiano. Junto a ella se encuentra la Iglesia de san José donde el padre de Jesús tenía su taller de carpintería y bajo la cual se extienden cuevas que muy probablemente se utilizaron en tiempos de Jesús para almacenar grano, vino y aceite. La Gruta de la Anunciación está Situada dentro de la iglesia y está considerada por muchos cristianos como la antigua cueva donde el ángel anunció a la Virgen María que sería la madre de Jesús.

 

Gruta Anunciación

 

Mercado (Suq). El corazón neurálgico de Nazaret muestra toda la autenticidad de Oriente Próximo, con su mezcla de intensos colores, aromas e impactos visuales procedentes de los miles de objetos y alimentos puestos a la venta cada día.

 

Iglesia Ortodoxa Griega de la Anunciación. Está construida sobre un manantial que se cree es la fuente de un pozo donde María sacó agua cada día. Este es el sitio donde la tradición ortodoxa griega sostiene que el ángel Gabriel reveló a María el inminente nacimiento de Jesús.

 

Iglesia San Gabriel Nazaret

 

Antigua casa de baños. Descubiertos recientemente, estos baños del siglo XII están ahora abiertos al visitante, que puede disfrutar de visitas guiadas al caldarium (sala caliente), al hipocausto (túneles de calefacción) y al praefurnarium (horno).

 


Basílica de Jesús Adolescente. Se trata de una de las iglesias más grandes de Nazaret y es conocida por su arquitectura de principios de siglo XX. Situada en el punto más alto de la ciudad, ofrece una vista panorámica sobre el barrio antiguo de la ciudad.

 

Basílica Jesús Adolescente o Iglesia Salesiana

 

Nazareth Village. Ideal para aquellos que quieran ver cómo era la vida hace 2.000 años, esta villa ofrece visitas guiadas con actores reales vestidos a la antigua usanza que permiten hacerse una idea desde dentro de la actividad de un pueblo de Galilea. Permite incluso degustar menús bíblicos.

Sendero del Evangelio. Un buen final a la visita a Nazaret pasa por abandonar la ciudad a través del Sendero del Evangelio, una senda cultural única en su género que conecta los sitios sagrados e históricos de la Galilea relacionados con la vida y el Ministerio de Jesús, constituyendo una ruta integral.

 

Sendero del Evangelio.

 

MÁS INFORMACIÓN: Todas las fotos han sido cedidas por el Ministerio de Turismo de Israel. www.goisrael.com