Barcelona  está de moda. Es la ciudad de Gaudí,  del  mar, de la montaña, de las terrazas, tapas, copas, cultura y arte . Sí, Barcelona vibra tanto de día como de noche.
Se podría hacer una descripción maravillosa de un paseo por la ciudad condal durante un día entero, paseando por sus calles, disfrutando de sus playas, de la montaña de Montjuich y de Tibidabo, de Collserola y la Carretera de las Aigües, degustanto  un refresco desde las alturas en las terrazas de moda de los hoteles, y finalmente terminar la jornada haciendo un viaje con los cinco sentidos a Oriente sin moverse de la ciudad. ¿Cómo?, visitando el SPA  RITUELS  D´ORIENT. Y es que es aquí donde uno experimenta una auténtica reproducción de los baños de calor húmedo de Marruecos y Turquía. Sin duda alguna, un lugar dedicado a los secretos de bienestar y belleza tradicionales del hammam oriental.

Así funciona: En torno al beneficioso calor húmedo del hammam se estructura un nutrido abanico de tratamientos que liberan cuerpo y mente de las tensiones de la vida cotidiana. Es, por tanto, el sitio ideal para relajarse a fondo, donde encontrar la serenidad y dejar volar nuestra imaginación.
Los numerosos beneficios del hammam son sorprendentes y conocidos desde la Antigüedad en todo Oriente. Ya en el Imperio Romano se purificaba el organismo a través de este recorrido de calor húmedo aromatizado. En el mundo árabe los baños de vapor están integrados en la vida cotidiana como privilegiado punto de encuentro social y antesala de los recintos sagrados.
Rituels d’Orient se basa en los hammams marroquís y turcos y ofrece zonas de temperatura y tasa de humedad progresivas, entre 37 y 46 ºC y a partir de un 80% de humedad. El agua, siempre presente, sirve para refrescarse y crear contrastes de temperatura.

El “viaje” está dividido en cuatro etapas y acaba en una sala de relajación.
Se inicia con una estancia en el hammam de unos 40 minutos, repartidos libremente entre la zona templada y la de mayor temperatura, escuchando siempre a nuestro cuerpo y refrescándonos cada cierto tiempo en la piscina o con los bellos cuencos de metal labrado que se hallan en la estancia.

Luego viene la Exfoliación Oriental. Tumbados en soberbias camillas de mármol, se limpia la piel con jabón negro y se frota vigorosamente con un guante de kessa para eliminar las pieles muertas.
Después, se realiza durante 15 minutos una envoltura de rhassoul perfumada con agua de rosas.

Por último, en cabina, es el momento de disfrutar de un masaje corporal relajante con aceites perfumados a nuestra elección: de té verde, de sándalo, de ámbar, de azahar alcanzando la piel una increíble y duradera suavidad.
Lo cierto, es que el calor húmedo relaja la musculatura, abre los poros de la piel facilitando la eliminación de toxinas, humidifica el aparato respiratorio y nos devuelve a una saludable calma.

Acabado nuestro “viaje oriental” se debe saborear un té a la menta en una maravillosa sala decorada con mimo exquisito al más puro estilo Oriental,
¿Quémás se puede pedir? Todo un gozo para los sentidos.

MÁS INFORMACIÓN
www.rituelsdorient.com
Calle Loreto, 50. Tel. 934 19 14 72
08029 Barcelona