No nos alarmemos. Cierto, antaño a Stavanger se la conocía como la “capital petrolífera de Noruega”. Pero eso era antes. Hoy es una ciudad pintoresca, simpática, la cuarta del país, con callejas adoquinadas y salpicada de hermosas casas de un blanco inmaculado. El clima, también, le hace un favor, con temperaturas dulces gracias a la corriente del Golfo.

De pequeñas dimensiones, Stavanger es una ciudad hecha a la medida de las personas, ideal para caminar, con un centro muy animado lleno de bares y terrazas.

Un barrio ideal para callejear es Gamle Stavanger, no muy lejos del puerto, cuyas pasarelas adoquinadas se despliegan junto a casas de madera encaladas de principios del siglo XVIII.

Otra sugerencia: imperdonable sería perderse un paseo por la llamada ruta de los grafitis . El llamado Nuart, es la muestra internacional de arte callejero mas importante del mundo. El Festival tiene su sede en Stavanger y comparte el evento , junto a Londres, Sao Paulo, Berlín y Nueva York .

Hay tres grandes excursiones para descubrir y disfrutar de los encantos, que los tiene, y muchos, de la propia región de Stavanager: visita en al maravilloso archipiélago de las Islas de Ryfylke; acercarse a las espadas en la montaña Las ( Sverd i fjell ); y, cómo no!, el plato fuerte del viaje, subir a la cima del Preikestolen.

En efecto, la región de Stavanger se puede recorrer en lancha rápida muy recomendable utilizando los servicios de la compañía Fjord Events hasta el maravilloso archipiélago de las Islas de Ryfylke. Es aquí donde los noruegos tienen sus casas de veraneo con su propio embarcadero. Se vienen aquí básicamente a descansar y disfrutar de la naturaleza y la pesca.

Otra excursión recomendable es acercarse a las espadas en la montaña Las ( Sverd i fjell ) Es un monumento situado en el fiordo de Hafrsfjord, a las afueras de la ciudad de Stavanger. Fue creado por el escultor originario de Bryne, Fritz Røed e inaugurado por el rey Olav V en 1983.
Básicamente son tres espadas descomunales, de clara factura vikinga, clavadas en un promontorio rocoso asomado al fiordo. Rememoran la batalla que en el año 872 unió a toda Noruega.

Perro la excursión más común de la zona es el paseo de dos horas hasta la cima del increíble Preikestolen (Roca del Púlpito), 25 kilómetros al este de Stavanger. Se puede subir hasta su cima plana y descender 600 metros hasta el Lysefjord. Una vez arriba, las vistas son vertiginosas. No hay que ser un gran atleta para llegar arriba y disfrutar de un escenario incomparable pero es recomendable subir con calma.: el camino requiere de dos horas y hay un par de tramos no exentos de cierta dificultad.

Quien prefiera ver el Preikestolen desde abajo puede hacerlo con los barcos de la Rødne Fjord Cruise que, pilotados por viejos lobos de mar, surcan el precioso y escarpado Lysefjord.

www.visitnorway.com/es

www.regionstavanger.com/es/

www.vueling.com

CÓMO IR

VUELING tiene dos frecuencias semanales ( Lunes y Jueves) y una más en Julio ( Lunes, Jueves y Sábados) desde Barcelona hasta Stavanger.

DÓNDE DORMIR
En el pueblecito costero de Sogndalstrand:
www.sogndalstrand-kulturhotell.no

En el Clarion Collection
hotel Skagen Brygge, en el puerto.

www.nordicchoicehotels.no/Clarion/Clarion-Hotel-Stavanger/

en Østhusvik Rennesøy
Hotel Fjordbris
www.fjordbris.no/engelsk/index.html

MÁS INFORMACIÓN
http://espirituviajero.com/entre-fiordos-noruega-naturaleza-pura/