Por Oriol Pugés

Curvas, curvas y más curvas. Así es. Llegar a Tavertet nos obliga a cruzar infinitas curvas, pero no importa. Más allá se encuentra uno de los pueblos con más encanto de Cataluña. Efectivamente, en el corazón de la comarca de Osona, en una situación estratégica a medio camino entre los Pirineos y la Costa Brava, y a una hora de Barcelona y Gerona, está esta maravilla que se funde de forma muy armoniosa con un paisaje soberbio, de cuento de hadas. Y es que Tavertet parece parada en el tiempo. Ofrece una belleza especial, distinta, con las que muestra las raíces de Osona.

Tavertet, un pueblo magistral donde late con fuerza la magia de naturaleza

Así ha sido mi primera impresión en Tavertet. Un pueblo en lo alto de los riscos, en la zona del Collsacabra (Espacio Natural Protegido), que se ha superado a sí mismo y que ha vivido relativamente aislado hasta mediados del siglo XIX y que ha sabido conservar el antiguo encanto de la arquitectura del país, con un predominio de edificaciones de los siglos XVII y XVIII.

Tavertet destaca su ubicación en lo altos de los riscos que llevan su nombre y que lo convierten en un balcón espectacular sobre el valle de Sau, allí donde antiguamente transcurría la lengua de agua del río Ter. Hoy ofrece unas vistas espectaculares del pantano de Sau y de esa inmensa muralla natural del Collsacabra, una meseta de alturas que oscilan entre los 900 y 1300 metros con infinitos ríos que esconden una gran belleza con gargantas y saltos de algua realmente espectaculares.

Espacio Natural Protegido Collsacabra

Poco más de 100 personas viven hoy en día en Tavertet pero puedo imaginar como son los fines de semana cuando se llena de gente. Y es que Barcelona y Gerona apenas se encuentran a una hora de distancia y muchos la consideran una escapada de lujo, perfecta para practicar diversas actividades (vuelos en globo, bicicleta, kayak, senderismo…) o probar la mejor gastronomía de la región.

QUÉ VER EN TAVERTET. Callejear, sin duda. Tavertet es un pueblo pequeño que permite admirar soberbios paisajes y esas increíbles casas de piedra donde se agarran con fuerza las plantas. Y, claro, la iglesia de Sant Cristófol (San Cristóbal). Una muestra del excelso románico catalán del siglo XI.

DORMIR EN TAVERTET
Probablemente sea una de las mejores opciones de alojamiento en la comarca de Osona, L´Avenc de Tavertet. Esta situado a unos tres kilómetros del mismo pueblo. Las habitaciones son muy espaciosas, con jacuzzi y piscina interior de agua caliente cuando los rigores del invierno así lo requieren. Las habitaciones disponen de una pequeña balconada que descubre unos escenarios para «tirar cohetes».
www.avenc.com
Tel. 93 881 61 59

 

ALREDEDORES DE TAVERTET: RUPIT Y EL SALT DE SALLENT

Rupit

Abandonamos no sin pena L,Avenc de Tavertet y nos disponemos a descubrir alguno de sus mágicos rincones.  La comarca de Osona no se entiende sin los pueblos que le dan vida. Todos ellos merecen una visita: Alpens, Rupit, Viladrau… Nosotros nos hemos decidido por Rupit, alguien me dijo un día que Rupit está entre los mejores 10 pueblos de Cataluña…

¿Quién diría que estamos en el siglo XXI al pasear por este pueblo de El Collsacabra? Una sugerencia: hay que entrar cruzando el puente colgante sobre el río y dejarse llevarse a otra época viendo las casas de piedra con balcones de madera y las calles que suben y bajan siguiendo el desnivel  del terreno.

Rupit. Puente colgante

El paisaje, el pueblo, todo es espectacular. Hay aquí una gran diversidad de oferta turística, perfecto, además, para ir con niños. Por cierto, otra parada espectacular: el «Salt de Sallent«, una espectacular cacada de agua de 80 metros de profundidad. Se llega muy fácilmente: basta colocarlo en el google maps. La experiencia es muy gratificante.

Salt del Sallent