Alegre, bulliciosa, tranquila, culta, refinada… Efectivamente, así es. Probablemente no exista otra ciudad en nuestro Mediterráneo que merezca tantos y tan distintos calificativos. Pero así se ha ido forjando la personalidad de esta bella localidad situada a poco más de 40 kilómetros de Barcelona.

Sitges tiene mil caras y satisface todo tipo de gustos. La historia, sin embargo, viene de lejos; de cuando Santiago Rusiñol, pintor, escritor y uno de los máximos representantes del modernismo catalán, decidió instalarse aquí, fascinado por sus playas y la blanca sencillez de su arquitectura.

Y es que Sitges es una villa marinera con cuatro kilómetros de playas de excelente calidad y un microclima que asegura trescientos días de sol al año. Claro que así es fácil imaginar por qué fue -y es- refugio de artistas y de bohemios. Rusiñol descubrió Sitges en 1891. Quedó fascinado y se quedó. Sitges le debe mucho. Y es que hoy son muchos los viajeros que se acercan aquí en busca de esta intensa luz mediterránea, de ese exquisito clima que propicia el macizo del Garraf y que tanto ha fascinado –y sigue fascinando- a todos.

Pero una escapada a este oasis del Mediterráneo no sería del todo completa si no  se acierta con el alojamiento. Una villa como Sitges, efectivamente, no tiene problemas de alojamiento, desde luego. Hay muchos hoteles, la mayoría buenos, con una relación calidad/precio perfecta. Mi sugerencia es el Dolce Sitges

Situado a 2 km de la playa de Sitges, cuando uno llega tiene la sensación de encontrarse en la mismísima Tailandia: espacios amplios de diseño moderno se abren sin timidez a un mar idílico.

Todo en el Dolce Sitges es exquisito porque se cuidan los más mínimos detalles… Habitaciones amplias, cómodas, con terrazas que se abren a horizontes envidiables; restaurantes de alto nivel gastronómico (hay cuatro, para todos los gustos y bolsillos); grandes piscinas donde relajarse… Pero mención aparte merece el Spa, con piscina cubierta, bañera de hidromasaje, sauna, fuente de hielo y baño de vapor. En fin, que todo está pensado para que el cliente lo pase «de cine».

 

Los platos elaborados en el restaurante Esmarris por el chef Miguel Angel García son muy populares en la villa

Los platos elaborados en el restaurante Esmarris por el chef Miguel Angel García son muy populares en la villa

OPCIO FOTO 1 ENTRADA

—————————————————————————————————————

MÁS INFORMACIÓN

www.sitgestur.cat

www.dolcesitges.es