A pocos kilómetros de Halong se encuentra Tam Coc, lo que algunos han llamado “Halong en tierra” porque, en efecto, el paisaje es muy similar, con los enormes peñascos forrados de vegetación, los paredes verticales y las formas deslumbrantes, pero sustituyendo las turquesas aguas del golfo de Tonkín por extensos arrozales en todas las gamas de verde y amarillo, solo interrumpidos por el tranquilo cauce del río Ngo Dong y las cientos de pequeñas barcas conducidas por remeros –y sobre todo remeras– que las surcan tranquilamente.

Por Enrique Sancho

 

Del mar a los arrozales con un paisaje casi idéntico

No hay que alejarse mucho del golfo y sus pedruscos protagonistas para encontrar un paisaje casi idéntico, en el que el mar ha sido sustituido por extensos arrozales cruzados por un sinuoso río. Se trata de Tam Coc, un precioso paraje natural en la provincia de Ninh Binh que muchos definen como la Bahía de Halong en tierra y también reconocido como Patrimonio de la Humanidad.

Pagoda de Bai Dinh

Otros lo han denominado “el sueño hecho realidad”. Las formaciones rocosas, las cuevas, el agua y el paisaje son el decorado adecuado a los inmensos arrozales que cuando están en su máximo esplendor, tienen un color verde brillante con tonos amarillos, que terminan en el comienzo de los acantilados de las formaciones rocosas. El paraje natural de Tam Coc se recorre en pequeñas barcas de remos para dos o tres pasajeros que surcan el río Ngo Dong, manejadas diestramente en su mayoría por mujeres que hacen una jornada de ocho o diez horas, en sucesivos viajes de un par de horas cada uno y cobran el equivalente a unos pocos dólares. Curiosamente, reman con los pies. Como hacen ellas, es aconsejable utilizar el típico gorrito vietnamita de caña y bambú, el Nón Lá, para protegerse del sol.

La belleza de Halong en el mar... o en medio de los arrozales

Durante el recorrido en sampan por este parque natural se contemplan formaciones rocosas similares en forma y tamaño a las de la bahía, se atraviesan cuevas estrechas en las que es necesario bajar la cabeza y que dan nombre al lugar: Tam Coc significa tres cuevas y durante el recorrido se atraviesan sin tener que bajar del bote y se visitan pagodas y restos de monumentos y edificaciones de tiempos del Vietnam de leyenda.

 

La belleza de Halong en el mar... o en medio de los arrozales

La principal diferencia de este recorrido con los que se hacen en la bahía de Halong es la sensación de intimidad, porque aunque haya decenas de barcas que siguen el mismo curso, uno siente la soledad, se percibe claramente el suave batir de los remos, el chapoteo del agua, el arrullo del viento… Todo parece que está ahí para que uno los disfrute, cada peñasco, cada extensión de arrozales, cada pájaro que nos sobrevuela, cada aleteo de los patos, cada Martín pescador que salta al paso de la barca. El placentero viaje solo se ve interrumpido, a veces, por algún vendedor ambulante que propone una fresca bebida… para el remero, aunque la paga el pasajero. Casi nunca la consumen y con frecuencia te la ofrecen a mitad de precio cuando avanza el recorrido.

Afortunadamente no hay que elegir, Halong o Tam Coc, porque ambos se complementan, están a apenas unos kilómetros entre ellos y hay muy buenas combinaciones y paquetes organizados que incluyen ambas maravillas. Acudiendo a un experto, como Asiática Travel, puede organizarse una visita que se puede completar con otros atractivos cercanos

La belleza de Halong en el mar... o en medio de los arrozales

Mucho más que ver

Porque, en efecto, hay mucho más que ver en las proximidades. La provincia de Ninh Binh se ha convertido en un destino único y en un bonito ejemplo de una perfecta convergencia entre los valores históricos y el paisaje que regala la naturaleza. Una de las paradas más significativas en Ninh Binh es Hoa Lu, la capital de Vietnam desde 968 hasta 1.010. Aunque la entrada de la ciudadela es totalmente nueva, tanto el puente que cruza el río Ye Ngua, como el arco que te da la bienvenida conservan el aspecto original. El templo Dinh Tien Hoàng es uno de los pocos que queda en condiciones de la ciudadela. Este templo fue construido por los residentes locales cerca del centro de la antigua capital con el fin de honrar a Dinh Bo Linh, el primer emperador de Vietnam, y se encuentra en los terrenos del antiguo palacio principal de la ciudadela real.

La belleza de Halong en el mar... o en medio de los arrozales

Ninh Binh cuenta con el Parque Nacional de Cuc Phuong, el más grande y el primero de la historia de Vietnam. Es uno de los sitios más importantes para la biodiversidad del país. Es el hogar de cientos de especies de flora y fauna. Los animales del parque llegan a las 97 especies de mamíferos, los más extraordinarios son los langures en peligro de extinción; 300 especies de aves; 36 especies de reptiles; 17 especies de anfibios; 11 especies de peces y además más de 2.000 especies de plantas y miles de especies de insectos, la mayoría de los cuales no muerden, afortunadamente.

La belleza de Halong en el mar... o en medio de los arrozales

Allí se encuentra Mua Cave, por ejemplo, una de las numerosas cuevas de la zona, tal vez la más popular y aunque para acceder a ella hay que superar 500 peldaños, la vista desde arriba compensa el esfuerzo, ya que se contempla el paisaje de Tam Coc y los inmensos arrozales, las montañas kársticas y el río Ngo Dong. No es extraño que en 1428 dos monjes decidieran levantar la pagoda en este lugar, hechizados por las vistas del rio y las montañas, incluso el Rey Le Canh escribió un poema en honor a este precioso lugar.

No muy lejos está la pagoda de Chua Bai Dinh, que ostenta varios récords: es la pagoda más grande de Vietnam con una extensión de 700 hectáreas, en su interior se encuentra una de las estatuas de Buda de bronce más grandes de Asia, de 100 toneladas de peso, tiene la campana más grande de Vietnam de 36 toneladas y posee la colección más grande del mundo de estatuas Arhat con unas 500, dedicadas a aquellos que han logrado el entendimiento profundo sobre la verdadera naturaleza de la existencia, que han alcanzado el Nirvana y en consecuencia, no volverán a nacer de nuevo.

 

Más información en: http://www.asiatica-travel.es/