Zagreb es una ciudad a la que tratamos injustamente. La razón es muy sencilla: los principales encantos turísticos de Croacia los encontramos en la costa, en el mar Adriático. Allí nos esperan Dubrovnic, Pula… y un maravilloso rosario de islas idílicas que en los últimos tiempos están atrayendo la atención del turismo mundial. Pero no deberíamos olvidarnos de Zagreb, la flamante capital de la República de Croacia.

Esta vieja ciudad centroeuropea, situada en el corazón mismo de importantes rutas entre la costa adriática y Europa central, es una importante ciudad de cultura, arte y entretenimiento.

Efectivamente, Zagreb posee un particular y rico patrimonio cultural que vale la pena descubrir. Pero hay que hacerlo poco a poco y remontarse atrás en el tiempo para entender bien esta ciudad. El Zagreb de hoy surgió de la fusión de dos poblaciones medievales, Kaptol y Grade, ambas separadas por el río Medvescak. Hoy aquella frontera natural ha pasado a ser la concurrida calle Tkalciceva, donde se encuentran la mayoría de terrazas y cafés de la ciudad.

 

Mercado semanal (alrededores de la catedral)Muchas terrazas salpican las calles de la Ciudad Baja

El primer rastro escrito de la ciudad data de 1094 cuando se fundó en Kaptol un obispado, mientras que la población vecina de Gradec fue proclamada en 1242 reino independiente. Los restos de las murallas que circundaban ambas poblaciones aún se conservan hoy. La reconstrucción barroca de la ciudad en los siglos XVII y XVIII cambia la fisonomía de Gradec y Kaptol. La ciudad sobrepasa sus lindes medievales, se echan abajo las viejas casas de madera y se erigen opulentos palacetes, conventos e iglesias. Al mismo tiempo se construyen los primeros parques y casas de campo. Zagreb se confirma como el centro administrativo, económico y cultural de la Croacia de entonces.

En 1850 su desarrollo se incrementa más con la unificación de Kaptol y Gradec en una ciudad única: Zagreb. Como todas las grandes ciudades europeas medievales, en Zagreb puede distinguirse dos ciudades en una: la Ciudad Baja y la Ciudad Alta. Hoy en día, el centro urbano o Ciudad Baja destaca por la gran concentración de construcciones del periodo de transición del siglo XIX al siglo XX. Así es, partiendo de la Estación Central de trenes hacia el centro de la ciudad se van sucediendo las majestuosas edificaciones de la Ciudad Baja. La primera de ellas es la propiaEstación, con su característica y bella fachada. Más adelante se encuentra una de las visitas más recomendables de la ciudad, el edificio del Pabellón Artístico, y justo enfrente un gran parque vigilado por la atenta mirada del monumento al primer rey croata, Tomislav, el cual reinó en el siglo X.

La verdad es que Zagreb es hoy una ciudad hecha a la medida del hombre. Es cómoda y puede fácilmente visitarse a pie. Todas las grandes atracciones turísticas se encuentran en la Ciudad Baja y en la Ciudad Alta. Es aquí donde se localizan sus palacios, iglesias, museos… Claro que también puede idearse una ruta en tranvía. Con una tradición que se remonta al siglo XIX, el tranvía de Zagreb es el principal medio de transporte de la ciudad. Llega a todos los rincones importantes. Quienes no gustan de caminar tienen a su disposición el antiguo funicular que conecta la Ciudad Baja con la Ciudad Alta, así como un teleférico que los llevará hasta la cumbre de la montaña Medvednica, desde donde se obtiene una bella panorámica.

 

Funicular hacia MedvednicaEl tranvía, ideal para moverse por la ciudad

En el casco básicamente medieval de la Ciudad Alta se respira paz y tranquilidad; es donde se puede disfrutar de románticos paseos por estrechas callejas hasta las que se llega a través de sólo dos angostas puertas. La más conocida es la Puerta de Piedra, un importante lugar votivo ya que se puede honrar la milagrosa imagen de la Virgen María. En el siglo XVIII sufrió un incendio terrible. Milagrosamente sobrevivió y se mantuvo indemne el cuadro de la Virgen María que se salvó de la quema. Después de aquello, la Virgen de la Puerta de Piedra se ha erigido en la protectora de la ciudad.

En la Ciudad Alta destaca la catedral de San Esteban, que con sus 105 metros de altura es el edificio religioso más alto de todo el país. Se comenzó a construir en el siglo XI aunque ha sido modificada varias veces, obteniendo su actual aspecto a finales del siglo XIX. En la plaza que hay justo enfrente destaca la espectacular escultura de la Virgen María. Otras iglesias importantes en la Ciudad Alta son la deSan Marcos (siglo XIV), célebre por su ornamentado techo con los escudos de Croacia y Zagreb, y la jesuita de Santa Catalina.

 

 Catedral de San Esteban Puerta Medieval (s. XIII)

Pero no todo son iglesias, palacios y plazas. Si le gustan los museos Zagreb le encantará. Hay más de 30. La mayoría en la Ciudad Baja. No se pierda el Museo Arqueológico donde podrá admirar objetos del periodo del Imperio Romano y departamentos especializados de Prehistoria, del Mundo Antiguo y de la Edad Media. Es perfecto para acabar de digerir esta hermosa ciudad, que tras haber conseguido la independencia en 1991 (recordemos que formaba parte de la extinta Yugoslavia) entra en el siglo XXI como una moderna ciudad de un millón de habitantes.

Guia del viajero:

CÓMO LLEGAR
Croatia Airlines (www.croatiaairlines.hr) ofrece vuelos directos a Zagreb desde Barcelona. Iberia (www.iberia.com) hace lo propio desde Madrid.
Lufthansa (www.lufthansa.com) vuela a Zagreb haciendo escala en Frankfurt.

 

QUÉ HAY QUE SABER                                                                                                   Formalidades de entrada: Para entrar en Croacia es necesario tener en regla el DNI.             Moneda. La moneda oficial de Croacia es el kuna croata. 1 eurto son 7,4 kunas.                       Idioma: El croata. Sin embargo todo el mundo habla perfectamente inglés.

 

DÓNDE DORMIR
La infraestructura hotelera en Zagreb es muy buena. Sin embargo, recomedamos:
Hotel Esplanade (Mihanoviceva, 1. Zagreb).
Conserva el encanto añejo de los palacios frecuentados por personajes de todo el mundo que han pasado a la historia, desde el aviador Charles Lindbergh a Luis Amstrong. Huéspedes ilustres de este hotel han sido también Orson Welles y Woody Allen. La situación de este hotel es muy buena, en el corazón del casco antiguo lo que permite llegar a los puntos más interesantes de la ciudad a pie.

Hotel Palace. Es clásico y muy elegante. Funciona desde 1907. Céntrico, destila encanto europeo. www.palace.hr

Hotel Allegra (Branimirova, 29). Está considerado el primer hotel «estiloso» de la ciudad. Nivel alto. www.arcotel.at/allegra

Hotel Ilica (Ilica, 102. Pequeño pero muy elegante, con habitaciones muy cómodas y buen servicio. Los tranvías 6, 11 y 12 se paran justo delante. www.hotel-ilica.hr

 

DÓNDE COMER
Dubravkin Put. Al pie de la Ciudad Alta es una casa de madera restaurada con muy buen gusto en el bosque de Tuskanac. Destacan sus pescados y el marisco. Frecuentado por artistas y políticos, es una parada gastronómica obligatoria. El propietario del local es de Dubrovnik y por lo tanto su cocina está inspirada en recetas dálmatas. Precio: alrededor de 90 HRK.

Baltazar (Nova Ves, 4). Aquí preparan el pato, el cordero, el cerdo y la ternera a la perfección.Precio: a partir de 70 HRK.

Paviljon (Trg Tomislava, 22) Situado enfrente a la estación, se trata de uno de los establecimientos más elegantes de Zagreb. La comida tiene un toque italiano. Precio: a partir de 90 HRK.
QUÉ VER
El cementerio de Mirogoj, con la singular armonía de la impresionante arquitectura de sus arcadas, sus tumbas artísticamente modeladas y el verdor de sus parques se cuenta entre los cementerios más hermosos de Europa.
Maksimir es el mayor y más hermoso parque urbano del sudeste de Europa, fundado en 1794. Lo adornan viejos bosques de roble, soleados prados y románticos lagos. El parque zoológico es la atracción de Maksimir y resulta especialmente interesante a los niños.
La Catedral es el mayor edificio eclesiástico de Croacia.
Dolac es un pintoresco mercadillo al aire libre que entusiasma por la riqueza de sus colores y olores.
La iglesia de San Marcos es la iglesia parroquial de Gradec (siglo XIII). El atractivo tejado coloreado es de 1880.
La plaza de Ban Josip Jelacic es la plaza central de la ciudad, lugar de encuentro preferido de los habitantes de Zagreb y punto de partida para los recorridos turísticos de la ciudad.
La Puerta de Piedra es la única entrada medieval a la ciudad que se ha conservado. Es del siglo XIII y en ella se encuentra la capilla de la Virgen María, la patrona de Zagreb.
Museo Arqueológico guarda un tesoro de unos 400.000 objetos en varias colecciones diferentes. Son de valor especial la colección egipcia y de numismática.
Museo de la ciudad de Zagreb, con su atractiva exposición permanente sigue el desarrollo de la ciudad desde la prehistoria hasta el siglo XX.
Museo Mestrovic. Tiene en sus locales una exposición permanente de 300 esculturas y dibujos de la herencia del mayor escultor croata Ivan Mestrovic.
El Jardín Botánico, en el centro mismo de la ciudad, es un verdadero remanso de belleza y de paz.
MÁS INFORMACIÓN
www.visitacroacia.es

 

 

 

Fotografo:

Oriol Puges

leer más