Puede ser un buen regalo para esta Navidad. Una auténtica reproducción de los baños de calor húmedo de Marruecos y Turquía… pero en el corazón de Barcelona.