Ruta por los mejores rincones del Maestrazgo aragonés, entre campos de olivos y pueblos con encanto milenario; donde el turismo masivo aún no ha llegado.