Con la llegada de la primavera, Tokio se tiñe de rosa con la floración del cerezo. Es una buena oportunidad para «perderse» por sus más bellos rincones…