Pocos lugares en el mundo tienen una naturaleza tan característica como la Noruega de los fiordos. La ciudad de Stavanger, en el condado de Rogaland, nos abre las puertas al fiordo de Lyse.