Devastada por los nazis, martirizada por los soviéticos. Esencialmente europea, renace con alegría para convertirse en la capital turística del Báltico. Hoy Riga seduce por su arquitectura y su animado ambiente.