Aislada en el mágico silencio del Himalaya, es un Tíbet en miniatura. Salpicado de monasterios, su gente practica el budismo más puro, conservando sus milenarias tradiciones.