Tokio ofrece una gran oferta de restauración para todos los gustos. Se consolida así como la nueva capital gastronómica internacional.