El río Brenta une ambas ciudades y permite ir descubriendo una fértil tierra salpicada de fastuosas villas venecianas de los siglos XVIII y XIX.