Desde que fuera fundada por un grupo de pioneros llegados de Europa del Este, Tel Aviv ha sido la puerta de Israel, el simbolo internacional de la cultura y el modernismo israelita. Bulliciosa y activa ofrece entretenimiento, cultura y arte, festivales y una rica vida nocturna.