Aguas termales, vida salvaje, cuevas marinas, arrecifes de coral… Entre sus más preciados tesoros destacan Koh PhiPhi y Koh Lanta, dos paraísos de ensueño.