Escalar paredes escarpadas, remar entre cascadas y piscinas naturales, deambular por un paisaje lunar o sobrevolar desfiladeros. Hay múltiples opciones para disfrutar del turismo activo en la Costa del Sol.