Que Costa Rica es pura naturaleza, ya lo sabemos. Lo que no se sabe tanto es que ofrece una serie de ciudades con un interesante patrimonio,  ciudades auténticas que han sabido preservar su identidad y que reclaman su lugar en los mapas por derecho propio.