No. Es mentira. Yakarta es ruidosa, caótica, sucia, sobredimensionada, con un tráfico infernal e incluso algo pestilente.

A estas alturas del artículo los amantes de ciudades como Viena, Praga, Dubrovnik o Brujas ya habrán dejado de leer. Si sigues aquí, apreciado lector viajero, probablemente has visitado y disfrutado de ciudades como El Cairo, Sao Paulo, México DF o Delhi. No, no son ciudades bonitas, pero sin duda pueden resultar fascinantes. Además Yakarta tiene un secreto, un rincón paradisíaco que si quieres conocer tendrás que seguir leyendo este artículo hasta el final (no vale hacer trampas y saltarse la parte del medio, ¿eh?).

Por las calles de Yakarta

Y no se vayan todavía, que aún hay más: los indonesios son simpatiquísimos. Seguro que, avezado lector viajero, te has encontrado con esta afirmación en múltiples artículos de viajes y en todos los catálogos de las agencias de viaje, pero en esta ocasión es absolutamente cierto. Incluso en una ciudad inmensa y casi inhumana como Yakarta la gente es amable y luce de forma casi permanente una sonrisa sincera. Esa simpatía se percibe incluso más hacia el occidental, probablemente debido a que son escasos los que la visitan y generan curiosidad: el vendedor de comida callejera, el niño que juega por la calle, el segurata del centro comercial o la abuelita que viene de hacer la compra estarán encantados de darnos indicaciones (a menudo erróneas por un problema de idioma), de posar para una foto o de responder a nuestras preguntas curiosas.

Frente a la playa de Yakarta

La capital de Indonesia tiene unos diez millones de habitantes, cifra escalofriante que incluso se ve incrementada de día cuando llegan trabajadores de los distritos colindantes como Bekasi, Tangerang o Bogor. Es una ciudad intensa y llena de contrastes, una gran metrópolis asiática en la que la combinación de exotismo, tradición y modernidad son a veces indistinguibles. Si quieres saborear y disfrutar la ciudad al máximo debes olvidar las prisas e imbuirte en su anárquica atmósfera.

GASTANDO SUELA
La mejor manera de conocer una ciudad suele ser pateársela, pero este no es el caso en Yakarta debido al tráfico infernal, la ausencia de semáforos o de aceras y las grandes distancias. Pero hay algunas zonas idóneas para pasear.

Las guías de viajes no suelen recomendar que los visitantes se adentren en los barrios más pobres de la ciudad, pero en el caso Luar Batang, una pequeña barriada de la zona portuaria, vale la pena hacerlo. Es una buena forma de descubrir, o de constatar una vez más, el espíritu afable, amable y alegre del pueblo indonesio. Incluso aquellos que viven en las condiciones más duras tienen siempre una sonrisa en los labios y un gesto de amistad para el visitante. Además es uno de los barrios más antiguos de la ciudad.

Anciano remando en el puerto de Sunda Kelapa

En el puerto de Sunda Kelapa se pueden contemplar antiguos barcos mercantes todavía en funcionamiento y un mercado de pescado repleto de actividad y colorido (y algunos intensos olores también). Los peces son distintos a los nuestros, los gestos son distintos a los nuestros y la manera de vender también.

Vendedora de pescado en el mercado de Sunda Kelapa

Yakarta es una de las ciudades del mundo con más restaurantes por metro cuadrado y habitante, y muchos de ellos ofrecen una cocina impresionante en entornos preciosos y muy cuidados. Una vez dicho todo esto nos queda recomendar que el visitante deambule por alguna de las avenidas atestadas de puestos de comida callejera como Jalan Mangga Besar Raya. En esta frenética calle se juntan turistas y locales para deleitarse con auténticos platillos de cocina local a precios irrisorios.

También la ciudad antigua puede recorrerse a pie y el paseante encontrará un estupendo rincón para recuperar las fuerzas: el café Batavia. Es un café emblemático, decorado con maderas nobles y grandes cristaleras, con aire decadente y romántico, que transporta a los tiempos más intrépidos de su pasado en los que intelectuales, viajeros y aventureros se sentaban a sus mesas.

ALGUNOS MUSEOS
Entre los diversos museos hay tres destacados: el de Historia de la ciudad, que nos transporta a los tiempos en que chinos, portugueses y holandeses llegaron al puerto de Kepala con el único propósito de comerciar y acabaron mezclando sus culturas con la de los pueblos indígenas; el Museo Nacional de Indonesia, que posee valiosas colecciones de arte chino, hindú, budista y musulmán, y el Museo de marionetas de sombras.

El encargado del Museo de marionetas de sombras

El teatro de marionetas de sombras es una de las tradiciones más bellas y arraigadas de la ciudad, reconocido por la Unesco, donde los muñecos de madera, bellamente tallados, son proyectados a través de la luz, reflejando nítidamente su perfil, para dar lugar a historias y cuentos acompañados de música tradicional. En el museo se pueden ver marionetas antiguas y modernas, asistir a talleres e incluso contemplar una actuación.

ORANGUTANES, DRAGONES E INDONESIA EN MINIATURA
El zoo de Yakarta no se diferencia demasiado de los zoos europeos salvo por su enorme tamaño y por la zona de los primates. Cuenta con un recinto enorme que recrea fielmente el hábitat natural de los orangutanes y que, además, cuenta con miradores estratégicamente situados para que el visitante pueda observar a los orangutanes en semi libertad.

Orangután en el zoo de Yakarta

El museo del dragón de Komodo está especializado en este fantástico animal, que aunque en realidad es un lagarto de medidas gigantescas, parece un ser prehistórico a medio camino entre los dinosaurios y los animales mitológicos de las leyendas. La visita ofrece un acercamiento a su hábitat y costumbres y además el museo tiene un ejemplar vivo de esta rara especie animal autóctona de la isla indonesia de Komodo.

Dragón de Komodo. Puede verse en Taman Mini

Taman Mini Indonesia es un parque temático de lo más curioso. A raíz de la independencia del país, y en pleno auge nacionalista, se construyó este parque donde se representan todas las provincias de Indonesia. Es una buena forma de conocer el país para quien no tiene la oportunidad de hacerlo personalmente.

PALAU SERIBU 
Como decíamos al principio del artículo, Yakarta es una ciudad intensa e interesante, pero carece del encanto de otros lugares del archipiélago indonesio. Pero tiene un secreto idóneo para aquellos que, tras unos cuantos días de bullicio urbano, busquen un lugar paradisíaco en el que relajarse. Al norte de la ciudad, inmersas en el azul del mar de Java, hay un grupo de preciosas islas a las que se puede llegar fácilmente en lancha desde el puerto.

Palau Makan, una de las 120 islas del archipiélago de Pulau Seribu

Se trata de un archipiélago de islotes llenos de manglares y cocoteros, rodeados de estupendas playas de aguas cristalinas en las que adentrarse a bucear. La isla de Pramuka es la capital de este archipiélago y una de las pocas que está habitada. Vale la pena acercarse a ella para ver de cerca cómo viven los isleños. Desde los niños llegando en barca por la mañana desde otras islas para asistir a la escuela hasta curtidos pescadores saliendo a buscar el mejor pescado.

Estudiantes dirigiéndose al colegio en Pramuka

Texto y fotos: Marc Ripol
GUÍA DEL VIAJERO

CUÁNDO IR
El clima de Yakarta es típicamente tropical. Tiene dos estaciones claramente diferenciadas: la seca, que abarca de mayo a octubre, y la lluviosa, que va de noviembre a abril. La temperatura media a lo largo del año es de unos 27 grados, oscilando entre los 31 de máxima y los 23 de mínima. Aunque es mejor viajar en la época seca y ahorrarse las lluvias, también hay que tener en cuenta que en la época de lluvias suele haber un único y breve chaparrón diario y las temperaturas son algo más suaves.

GASTRONOMÍA
La cocina Indonesia está influenciada por todas las culturas que se han mezclado y convivido en el país durante el pasado y combina sabores, que aparentemente son de lo más dispares, con una maestría envidiable.
La base principal de casi de todos los platos es el arroz. Otros de sus ingredientes estrella son la leche de coco y la salsa de cacahuete, que son utilizados tanto para elaborar recetas dulces como saladas. El picante, en forma de chile, es también muy utilizado.
El nasi goreng es un arroz vaporizado y luego frito con chile, pasta de gambas, cebolla, ajo y salsa de soja. Se suele servir acompañado de carne, verduras o huevo. Puede cocinarse poco picante o muy picante. El cap cai, inspirado en la cocina china, es un revoltillo de coliflor, calabaza, zanahoria, albóndigas, gambas, cebolla, ajo, chile, setas y salsa de soja. Se suele servir con arroz vaporizado. El gado gado es una ensalada elaborada con verduras cocinadas al vapor, patatas, huevos y una salsa de cacahuete ligeramente especiada.
En Yakarta hay un tipo de restaurantes muy habituales llamados Padang. Solo hay que entrar y sentarse a la mesa; acto seguido el camarero empezará a depositar un montón de platillos con comida diversa en la mesa y, al final de la comida, nos cobrarán sólo los que hayamos comido. Es una forma excelente de entrar en contacto con la comida indonesia, pues se puede elegir con la vista.
Parte importante de la gastronomía indonesia es la fruta. La comen sola y cocinada tanto en postres como en platos salados. Algunas de las principales son el mangosteen, el rambután, el coco, muy utilizado en la cocina, y el plátano. Con la fruta hacen unos zumos, batidos y macedonias espectaculares mezclándolos de formas insólitas.

CÓMO LLEGAR
Hay varias compañías que enlazan España con Yakarta, todas ellas con al menos una escala. La compañía Turkish Airlines  viaja desde Barcelona y Madrid hasta Yakarta vía Estambul. Todas las plazas disponen de pantalla individual interactiva con una gran oferta de películas, series, juegos y datos de navegación, detalle que se agradece mucho en un vuelo de tantas horas.

CÓMO MOVERSE
Yakarta no es una ciudad cómoda para moverse a pie. Lo mejor que puede hacer el visitante es acostumbrarse a coger los transportes públicos porque son muy cómodos, baratos y fáciles. El medio de transporte más barato y exótico de la ciudad es el Bajaj. Se trata del típico triciclo motorizado de dos plazas, de color naranja y con alegres decoraciones. Los conductores de Bajaj no suelen hablar inglés y es recomendable establecer el precio del trayecto antes de subirse, aunque el precio es ya de entrada bastante barato. Para distancias largas es mejor tomar un taxi. Pese a que Yakarta no dispone de metro, cuenta con una red de autobuses con carril exclusivo muy bien organizada: el Transjakarta.

GUÍAS DE VIAJE
La guía Yakarta (2010, Alhena Media) está escrita por los autores de este artículo y es, por supuesto, la mejor guía de la ciudad (de hecho es la única guía existente que sólo trata sobre Yakarta).

MÁS INFORMACIÓN
www.jakarta-tourism.go.id
www.indonesia-tourism.com
www.javatourism.com
www.jakartaymas.blogspot.com

 

 

leer más