Eisenach se sitúa en un extremo del Land de Turingia, y disfruta de una fortaleza que el mismísimo Bismarck definió como el “castillo alemán, más alemán de toda Alemania”. Aunque sobre todo, y para los más melómanos, Eisenach es conocido como la cuna de los Bach, una estirpe que dio a lo largo de dos siglos más de cincuenta músicos y algunos de los mejores intérpretes y compositores de Alemania.

Castillo de Eisenach

Castillo de Eisenach

Interior del castillo de Eisenach

Interior del castillo de Eisenach

Así es. El gran Johan Sebastian Bach, el patriarca de los Bach, nació en Eisenach. Era el menor de ocho hermanos y desgraciadamente a los diez años de edad quedó huérfano de padre y madre por lo que pronto tuvo que empezar a ganarse la vida, y lo hizo con el mejor de los instrumentos posibles: la música, que lo llevaría a residir en numerosas ciudades germanas como Luneburg, Weimar, Arnstad, Lübeck, Mülhausen, Köthen, Potsdam y Leipzig, que este año celebra con numerosos eventos (ver Guía del Viajero) sus 1000 años de historia. Tuvo veinte hijos que derivaron en un poderoso clan que influyó en la música europea. Un sencillo ejemplo, durante 132 años, entre 1665 y 1797, algún miembro del linaje de los Bach fue siempre el organista oficial de alguna de sus dos iglesias de Eisenach, la de San Jorge y la de San Nicolás.

Museu Bach en Eisenach

Museu Bach en Eisenach

Por eso, cuando en 1902 fue derribada en Leipzig el edificio medieval de la escuela de Santo Tomás, tan ligada al gran músico, los ojos de todos los aficionados a la música se dirigieron a Eisenach. Era necesario que el mundo tuviera un lugar dedicado a recordar la memoria del mejor músico de todos los tiempos. Y ningún sitio era el más propicio que la ciudad donde el maestro escuchó su primera nota musical. Fue entonces cuando en 1906 la asociación Neue Bachgesellschaft adquirió -con dinero obtenido por suscripción popular- la casa donde nació el músico, en la calle Frauenplan 21.

Un lugar llamado Bach-Land

Para el apasionado a la música no hay lugar de mayor culto que este pequeña casa de Eisenach. Era un modesto hogar que fue ocupado por los Bach en 1671 cuando Johan Ambrosius Bach y su esposa Maria Elisabetha Lämmerhirt se desplazaron allí desde la vecina Erfurt. En 1685, el pequeño Johan Sebastian realizó allí su primer do de pecho, en el mismo año en que nacieron también, por cierto, otros dos grandes monstruos de la música como Georg Friederich Haendel y Domenico Scarlatti.

Casa natal de Bach en Eisenach

Casa natal de Bach en Eisenach

La casa de los Bach es hoy un fabuloso museo. La casa natal se ha convertido en un museo romántico donde se recrea la vida cotidiana en la época de Bach, y junto a ella se alza un moderno equipamiento (inaugurado en 2007) que explica el mundo musical del maestro. Allí, los visitantes pueden escuchar la obra casi infinita de Bach, así como conciertos con instrumentos del Barroco, unos 400, entre los que destacan un clavecín, una viola de gamba, un raro órgano doméstico suizo y un clavicordio cuyo sonido, bajo y modulable, era muy apreciado por el maestro.

Casa natal de Bach, hoy museo

Casa natal de Bach, hoy museo

Casa de Bach en Eisenach

Casa de Bach en Eisenach

Sin embargo, la huella de Bach no solo se encuentra en Eisenach. Media Alemania esta llena de recuerdos del músico aunque sin duda otro lugar de parada obligado es Leipzig. Por el camino nos podemos detener en Weimar, auténtica capital cultural de Alemania. Aquí Goethe concibió gran parte de su obra, Schiller inventó el Romanticismo y fue el lugar donde nació la moderna escuela de arquitectura de la Bauhaus. También el gran pianista Franz Lizt residió largo tiempo y vale la pena acercarse a su casa-museo. Bach residió en Weimar unos diez años como músico de la corte y fue aquí donde compuso gran parte de su obra de órgano, como la famosa Tocata y fuga en re menor BWV 565.

Weimar. Escultura de Lizt

Weimar. Escultura de Lizt

Casa de Liszt en Weimar

Casa de Liszt en Weimar

Bach fue un habitante más de Leipzig entre 1723 y 1750, veintisiete años en los que dirigió el coro de la iglesia de Santo Tomás -en funcionamiento desde la Edad Media-, y fue director musical de diversas iglesias como la preciosa de San Nicolás. Vale la pena perderse por las callejuelas de esta bella ciudad de Sajonia, cuna de Wagner y tan ligada a la música de Mendelssohn, y asistir a un buen concierto en la histórica sala Gewandhous en uso desde el siglo XVIII o en la importante Ópera de Leipzig. Eso sí antes de despedirse de Leipzig no duden en comprar una rosa, y depositarla en la tumba del maestro mientras resuena en nuestro interior el preludio de su suite para Violoncello nº 1. Se emocionarán como no recordaban hace tiempo. Es lo que tiene la música.

Leipzig

Leipzig

Órgano de la iglesia de  St Nicolas. Leipzig

Órgano de la iglesia de St Nicolas. Leipzig

Tumba de  Bach. Leipzig

Tumba de Bach. Leipzig

guia

QUÉ HAY QUE SABER

Precisamente en 2015, Leipzig se dispone a conmemorar sus 1000 años de historia. Y para ello habrá tres semanas de festivales y numerosos eventos. El punto destacado del año será del 31 de mayo al 7 de junio con el Festival de Teatro en la calle «Lipsia´s Lions» y el Festival de la ciudad de Leipzig.

DÓNDE COMER

Un buen restaurante en Eisenach es el del Hotel auf der Wartburg donde disfrutar de la deliciosa cocina de Turingia. En cambio en Leipzig hay que degustar el Leipziger Allerlei, un combinado de verduras y cangrejos de río. Lo podéis saborear en el Panorama Tower con unas excelentes vistes sobre la ciudad (www.panorama-leipzig.de ) o en otra de las tabernas más populares desde los tiempos de Goethe y Bach, el Auerbachs Keller (auerbachs-keller-leipzig.de). También hay que acudir al Coffe Baum en la Mark Platz de Leipzig. Es el café más antiguo de Alemania, desde 1720, y se dice que aquel era el lugar de encuentro de políticos y artistas, entre ellos el mismo maestro. www.coff-baum.de

DÓNDE DORMIR

En Leipzig el Hotel Arcona Living Bach. Es un cómodo cuatro estrellas en frente de las misma iglesia de Santo Tomás de Leipzig. En Eisenach, otra buena opción es el Steigenberger Thüringer Hof, también cuatro estrellas, www.eisenach.steinberger.de

MÁS INFORMACIÓN

www.germany.travel