El día amanece muy pronto para los pescadores de Palamós. Cuando esta preciosa villa marinera trata de desperezar sus adormilados ojos, ellos, casi inmunes a la lógica pereza del diario madrugón, parten ilusionados en busca de los tesoros gastronómicos del mar. Y tras casi 12 horas de agotadora e inacabable jornada, llevarán a estos, y en especial a su joya– la rojiza gamba– a la lonja.

Pescadores de gamba (Palamos)

Pescadores de gamba (Palamos)

Su curiosa subasta –parecida al estresante trajín de la Bolsa– puede ser seguida por los turistas. Los más inquietos pueden profundizar en los secretos del mar sumergiéndose en el interesante Museo de la Pesca . Allí descubrirán especies de las que jamás habían oído hablar. E incluso aprenderán a cocinarlas en la novedosa aula gastronómica Espai del Peix.

Museo de la pesca

Museo de la pesca

Espai del Peix (Palamos)

Espai del Peix (Palamos)

Estos tres atractivos culinarios, unidos a la posibilidad de enrolarse en una barca y compartir jornada pesquera, configuran el póker de experiencias marinas que Palamós ofrece al viajero. Uno de los alicientes que justifican una escapada lúdico-gastronómica al Baix Empordà. Pero hay muchos más. Y es que esta comarca gerundense, acotada entre Sant Feliu de Guixols y l’Estartit, es toda una tentación para el ‘viajero gourmet’. Así lo certificaba el periodista Manuel Vázquez Montalbán: “El Ampurdán huele a fogones tentadores en los que se cuecen inocentes propuestas de felicidad”.
Pero no solo la gamba reina en Palamós. También la anchoa goza de alto nivel. De ello dan fe Els Bomba (tel. 972.315.601), empresa artesanal que desde hace tres décadas mima este producto, limpiando, cortando hirviendo y envasando sus deliciosos filetes, además de boquerones en vinagre y atún.

Anchoas 'Els Bomba' (Palamos)

Anchoas ‘Els Bomba’ (Palamos)

Y del mar… ¡a la tierra! Arropando el regio casco antiguo de Pals, un pueblo de adoquinadas calles que te devuelven a la Edad Media, hay centenares de hectáreas de arrozales. Una divertida manera de recorrerlos es alquilando un sewgay (www.livetour.cat) para ir hasta uno de sus centros productores, el Molí de Pals. Un molino del siglo XV donde limpian y pulen los granos de sus dos principales clases: el bahía y el bomba. Durante todo el mes de Mayo hay oportunidad de degustarlo, aprovechando las Jornadas de la Cocina del Arroz de Pals.

Pals

Pals

Arrozales de Pals en segway

Arrozales de Pals en segway

Arroz de Pals

Arroz de Pals

Cerca, en Bell-lloc, los viñedos de una finca nos anuncian la presencia de una curiosa bodega: Brugarol (www.fincabell-lloc.com). Construida a 12 metros de profundidad, con chapas de acero de barco recicladas en Bangladesh, nos envuelve en su mágica penumbra antes de degustar sus afinados caldos con DO Ampurdán, en las variedades garnacha, malvasia y xarel·lo.

Bodega Brugarol (Bell-lloc)

Bodega Brugarol (Bell-lloc)

No muy lejos, en Castell d’Aro, una casa rural, Can Juanals, acoge a la quinta generación de payeses que han hecho del cultivo ecológico un arte. Y no solo miman ese fértil huerto familiar de donde brotan guisantes, coles, tomates o melocotones. También se han especializado en la producción de una mermelada artesanal, Les Eroles, con un centenar de variedades. Entre ellas, sofisticadas delicatessen como las de mojito, caipirinha o aloe vera. Sorprendente, ¿verdad?

Memeladas de Can Juanals (Castell d'Aro)

Memeladas de Can Juanals (Castell d’Aro)

Y tras este festín, nada mejor para bajar la comida que un buen paseo junto al mar por uno de esos románticos Caminos de Ronda que serpentean la Costa Brava. Como el de S’Agaró a Sa Conca, un par de kilómetros descubriendo coquetas calas de piedra acariciadas juguetonamente por las aguas Mediterráneo. ¡Que aproveche!

Cami de Ronda

Cami de Ronda

guia

DÓNDE COMER
Restaurante Sol Blanc– En Pals, especializado en arroces.
Restaurante Bellport. En Palamós, especializado en pescado y marisco.
Restaurante El Remei. En Castell d’Aro. Especializado en carnes a la brasa.

DÓNDE DORMIR
La Costa Beach & Golf Resort– En Playa de Pals, un resort con hotel y apartamentos, salida a la playa y campo de golf
Hotel Trias. En Palamós. Un clásico casi centenario, donde Truman Capote escribió su novela ‘A sangre fria’.
Hotel Planamar. En Playa de Aro. A primera línea de playa. (www.planamar.com )

MÁS INFORMACIÓN
www.visitemporda.com
www.visitpalamos.cat
www.visitpals.com
www.platjadaro.com