Viajar por el sur de Francia es símbolo de placer, pero hacerlo en la ciudad de Montpellier supone además un incentivo. Ciudad mediterránea donde las haya, con un efervescente ambiente juvenil palpable en cada una de sus esquinas, fruto del cual es posible organizar eventos internacionales de la talla del Festival Internacional de Hip Hop que por segundo año consecutivo se celebra en esta ciudad atrayendo a 8000 espectadores de todo el mundo.

Festival Internacional de Hip Hop

Este no es el único evento cultural que otorga a la ciudad ser uno de los destinos culturales más dinámicos de Francia, ya que durante todo se celebran numerosos festivales como el Festival International Montpellier Danse, el Festival Radio France et Montpellier Languedoc-Roussillon, el Festival International des Sports Extrêmes, y Les Internationales de la Guitare, entre otros muchos.

Escenario del Cité Internacionale de la Danse

Montpellier es una ciudad joven por su historia pero también por su población ya que más de la mitad de su población tiene menos de 35 años, y 1 de cada 4 habitantes es estudiante, propiciado en gran parte por el prestigio de sus universidades. Capital de la región de Languedoc-Roussillon, es una ciudad de tradiciones y actividades creadoras que se apasiona por la cultura, la danza, la música, el teatro y la arquitectura entre otros géneros artísticos.

EL CASCO ANTIGUO, CENTRO NEURÁLGICO

Montpellier es una ciudad muy joven en comparación con otras grandes ciudades de la región como Nîmes, Narbonne, Béziers o Carcassonne que fueron creadas en su mayor parte en la época romana. Montpellier sin embargo no tiene un origen romano, sino que fue fundada en el siglo VIII. Durante la Edad Media, la vecina ciudad de Magalona era la ciudad principal de la zona, pero los frecuentes ataques piratas favorecieron un asentamiento más interior.

Callejuelas del casco antiguo

Montpellier pasó a formar parte de la Corona de Aragón al casarse Pedro II de Aragón con María de Montpellier en 1204, cuyo hijo, Jaime, nació en la ciudad en 1208. Al morir Jaime I, el Señorío de Montpellier pasó a formar parte del Reino de Mallorca, hasta que en 1349, Jaime III de Mallorca lo vendió junto a sus otras posesiones al rey francés Felipe IV para recaudar fondos en su guerra contra Pedro IV de Aragón, momento en el que pasó definitivamente a la corona francesa. Médicos judíos crearon la Escuela de Medicina a principios
del siglo XIII. La Universidad fue creada el 26 de octubre de 1289. La sede del obispado de Maguelone fue trasladada en el año 1536 a Montpellier.

Plaza de la Comedia

El centro neurálgico de Montpellier es la Plaza de la Comédie, situada en la parte antigua de la ciudad, desde allí podremos observar museos y elegantes mansiones. Destacando el llamado promenade du Peyrou, que data del siglo XVI y es un conjunto fabuloso que lo componen un arco triunfal, una estatua real (la de Luis XIV) y una torre del agua que encabeza un acueducto.

Tranvías pasando por la plaza de la Comedia

Otro lugar emblemático es la subida a la Facultad de Medicina de la Universidad. Para moverse por Montpellier lo mejor es utilizar la gran red de tranvías, aunque también se dispone de servicio de bicicletas. Sea como fuere, la ciudad es muy silenciosa, y aunque tiene problemas de tráfico como todas las grandes urbes, es cierto que no en la medida que si los tienen otros núcleos urbanos.

Texto y fotos: Sergi Reboredo

Museo Fabre de Montpellier Agglomération

GUÍA DEL VIAJERO

CÓMO IR

 • En avión

A Montpellier llegan vuelos directos desde París (1h10′), Londres (1h45′) Frankfurt (1h30′) y Madrid (1h35m). Air Nostrum www.airnostrum.es cuenta con un vuelo directo desde Madrid los lunes, miércoles y sábados a las 15:10h El aeropuerto Montpellier Méditerranée está a sólo 8 minutos del centro de la ciudad. El trayecto entre el centro y el aeropuerto puede realizarse mediante el servicio de microbuses.
En tren
Estación de trenes de alta velocidad en el centro de la ciudad. «Saint Roch «
Llegada directa desde París-Gare de Lyon o Charles de Gaulle (3h15′), Lille (4h45′), Bruselas (5h08′) o Barcelona (4h32’).
Más información: www.sncf.com y en www.renfe.com
En coche
Montpellier es accesible desde las autopistas A9 – (Lyon, Marsella,Toulouse, España e Italia) 5 salidas en Montpellier La autopista A75 (París).
Más información: www.asf.fr

QUÉ VER

La Torre de la Babote constituye uno de los últimos vestigios de la muralla de la ciudad altura durante la Edad Media. Sobre la estructura medieval, la Sociedad Real de Ciencias de Montpellier construyó un observatorio astronómico entre 1738 y 1745. Desde 1981, la torre es la sede de la Sociedad Astronómica de Montpellier.
Les 3 Grâces. Obra de Etienne d’Antoine, creada en 1773, la estatua – fuente de las 3 Gracias (Aglaya, Eufrósine y Talía) situada en el centro de la plaza de la Comedia es uno de los emblemas de Montpellier.
La Universidad de Montpellier es una de las más antiguas de Francia y fue fundada en 1220 por el cardenal Conrad.
La Faculté de Médecine de Montpellier, es la más antigua en actividad del mundo. Montpellier todavía no tenía dos siglos de exitencia cuando, en 1180, su señor, Guilhem Viii, firmó un sorprendente edicto. Estipulaba que cualquier persona, sin tener en cuenta su religión o sus orígenes, tenía derecho a enseñar la medicina en Montpellier. Así fue como nació, a finales del siglo XIII, la más antigua Escuela de Medicina del mundo occidental todavía en actividad.
Catedral de San Pedro de Montpellier. El Papa Urbano V, antiguo estudiante en Montpellier, hizo construir en 1364, un monasterio y su iglesia, que será transformada en Catedral de San Pedro en 1536. Cerca encontramos el arco de triunfo, la Puerta del Peyrou, diseñada en estilo dórico con relieves posteriores que glorifican el rey Luis XIV de Francia.
La ciudad también posee con un notable jardín botánico, el Jardin des Plantes de Montpellier, un remanso de paz que cuenta con el honor de ser el primero de Francia.
El acueducto de San Clemente, construido en siglo XVII cuenta con una longitud de 880 m y dos órdenes de arcadas, que distribuían el agua desde la fuente de San Clemente, situada a 14 km de la ciudad hasta el centro de la ciudad y sus lavaderos. El ingeniero Henri Pilot de Launay se inspiró del puente de Gard para construir esta obra.
El museo de arte más importante de la ciudad es el Museo Fabre. http://www.museefabre.fr
Considerado como uno de los más importantes museos de bellas artes de Francia, debe su origen al pintor montpellierino François-Xavier Fabre. Se construyó en 1825 y abrió sus puertas en 1828.
Se muestran cerámicas de Europa. Además, tiene una gran colección de pintura que va desde el siglo XVII hasta el XIX, con una amplia representación del movimiento de los luminophiles. Actualmente, las colecciones comprenden las obras de pintores como Eugène Delacroix y de Gustave Courbet.
En Montpellier hay varios proyectos arquitectónicos diseñados por el arquitecto catalán Ricardo Bofill, como por ejemplo el llamado Barrio
Antígone, un proyecto levantado en 1979 para dar forma a unos terrenos adquiridos al ministerio de defensa y que se convirtieron en un barrio que
contaba con todos los equipamientos necesarios ubicado al margen del Río Lez.

DÓNDE Y QUÉ COMER

Los Grès de Montpellier es la denominación de Montpellier constituida de lo mejor de los cerros del Languedoc. Sus vinos tintos son de un color rubí profundo debido a
las cepas tradicionales de garnacha negra, «syrah», «mourvèdre»; aromas de frutas rojas que evolucionan con el tiempo hacia la cereza guinda, la fruta confitada, las
especias, para satisfacer todas las papilas y un sabor potente y fino a la vez, que persiste perfectamente en boca.
La buena cocina reina en la ciudad, y los chefs compiten con ingenio y pasión para ofrecerle grandes momentos.
Desde Le Jardin des Sens http://www.jardindessens.com/fr/index.html, con dos estrellas de la Guía Michelín; pasando por La Maison de la Lozère – Cellier Morel
http://www.celliermorel.com, cuya decoración contemporánea se funde de maravilla con los techos abovedados de este restaurante medieval; hasta Tamarillos http://
www.tamarillos.biz/Conocenos.htm y su cocina de frutas y flores, o el cuadro angelical del Domaine de Soriech http://www.domaine-de-soriech.fr/ , entre el litoral y
Montpellier, sin olvidar los muchos restaurantes gastronómicos que propone la ciudad.

DÓNDE DORMIR

En torno a la Place de la Comedie se sitúan muchos hoteles, de diversa categoría y
estilo. Existen los que ocupan edificios de del XIX y los modernos.
Les 4 étoileshttp://www.les4etoiles.com, (3 Rue Delmas 34000 Montpellier, France Tfno. +33 (0)4 67 02 47 69) Está situado en un tranquilo callejón perpendicular a los
Arceaux, el bed and breakfast de Les 4 étoiles (literalmente “las 4 estrellas”, un apodo merecido) pone a disposición de sus clientes cuatro bonitas habitaciones, espaciosas
y confortables, situadas en la última planta de una casa de los años 30.
Pullman Montpellier Antigone, http://www.pullmanhotels.com/es/hotel-1294- pullman-montpellier-antigone/index.shtml (1, rue des Pertuisanes Hérault. Telf. (+33) 4/6799727). Ubicado en el distrito histórico comercial, el Pullman Montpellier Antigone se encuentra a poca distancia a pie de la estación de tren TGV y a 10 km del aeropuerto y las playas. Fue completmanete renovado en julio del 2011.

QUÉ COMPRAR

Ir de compras en Montpellier es todo un arte, y hay para todos los gustos. Los amantes de los cascos antiguos y de su ambiente particular podrán perderse en el laberinto de las callejuelas medievales, donde encontrarán anticuarios, tiendas de creadores, grandes firmas de lujo, y mucho más. Los que prefieran las zonas más modernas podrán darse un paseo por el reciente centro comercial de alta tecnología Odysseum 2, en las afueras de la ciudad, una zona lúdica dedicada a las tiendas y a las grandes marcas.

MÁS INFORMACIÓN