Nos encontramos en un auténtico palacio de finales del siglo XIX, con todo el sello romántico que ello conlleva. Antes que nada, pues, un poco de historia. Jose Luis Constantino  (1855-1932), Marqués de Valle Flôr, nació en Murça, Tras os Montes, norte de Portugal. De una familia humilde de agricultores, en 1871 partió hacia la isla  Santo Tomé en busca de fortuna. Allí se convirtió en un importante propietario agrícola así como en administrador de haciendas de plantación.  La suerte no le dio la espalda y muy pronto se convirtió en el mayor productor de cacao de su época y amasó una gran fortuna. Su firme defensa y fidelidad, además, de la política colonial de Portugal le valió el prestigio y ocupación de múltiples cargos al servicio del Reino.

Cuando volvió a Lisboa, lo hizo con una idea y un sueño muy claros: construir un enorme palacio donde pasar los últimos días de su vida.

Ubicado en una zona tranquila de Lisboa, con magníficas vistas sobre el río Tajo, la construcción de su palacio comenzó en 1904, con un proyecto del prestigioso arquitecto italiano Nicola Bigaglia. El hecho de que los Marqueses de Valle Flôr se encontrasen muy ligados a Francia y que poseyesen un palacete en París fue un factor relevante que influenció mucho en las opciones decorativas y la selección de los estilos que de un modo ecléctico remiten principalmente a la época de Luis XIV, Regencia, Luis XV y Luis XVI.

De los interiores se encargaron los más prestigiosos artistas portugueses de entonces, que realizaron frescos, vidrieras, telas, estucos y otros pormenores decorativos.

Tras su muerte en 1932, el edificio quedó envuelto en silencios y penumbras y, pasado casi un siglo, de una u otra forma, se anima, vuelve a adquirir el esplendor inicial. Es ahora, una vez adquirido por el prestigioso grupo Pestana, miembro de The Leading Hotels of the World, y tras un largo e intenso trabajo de cinco años de restauración, que se le devuelve toda la belleza y brillo original a las fachadas y a todos los espacios interiores.

Declarado Monumento Nacional, recrea en el presente el ambiente de una residencia noble del siglo pasado, siendo al mismo tiempo un auténtico museo de las artes decorativas de ese periodo.


PESTANA PALACE *****
The Leading Hotels of the World
Rua Jau, 54
Lisboa
Reservas: cph@pestana.com
Tel. : +351 213 615 600
www.pestana.com
Situación. Pestana Palace Hotel está ubicado a corta distancia de los principales monumentos de Lisboa, como el Palacio de Ajuda, el Monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belén, el Padrón de los Descubrimientos y el Museo Nacional de las Carrozas (dos Coches). A la misma distancia se encuentra el Centro Cultural de Belén, escenario de numerosas exposiciones y eventos culturales, el Centro de Congresos de Lisboa, y una de las principales zonas de diversión nocturna de la capital –las “Docas de Santo Amaro”-. A diez minutos del Hotel se encuentra el aeropuerto de Portela.
Habitaciones y salones. Los aposentos privados del Marqués han sido transformados en suites maravillosas y amplias. En ellas, auténticas obras de arte adornan las paredes, complementadas por elegantes piezas de antigüedad y lujosos sofás. Las vistas hacia el río Tajo o hacia los arbustos y árboles subtropicales de los jardines del Palacio se pueden admirar a través de grandes ventanas ornamentadas y las puertas vidrieras que permiten salir a las terrazas privadas. Además, todas las salas son ricas en detalles decorativos, influencia de la escuela francesa. La ornamentación, las vidrieras, las esculturas y las pinturas, de gran valor histórico y patrimonial, nos llevan hasta el reinado de D. Carlos y la “Belle Epoque”. El verdadero esplendor de las salas del Palacio es visible en la riqueza de los tejidos, en el brillo de las sedas y en los majestuosos candelabros colgados de los techos ornamentados.
Comer y Beber. Considerada una de las mejores cocinas de Lisboa, el Restaurante Valle Flôr, ofrece un menú contemporáneo basado en lo mejor de la cocina portuguesa.