En efecto, el sur, con sus islas, nada tiene que ver con el antiguo reino de Siam. Aquí no se viene en busca de templos profusamente decorados, ni la belleza y autenticidad de las tribus de las montañas o los paisajes de interminables arrozales. En la isla de Phuket, por ejemplo, los campos de arroz dan paso a las plantaciones de coco, a selvas tropicales y abruptos acantilados que se precipitan sobre playas desiertas y calas recónditas. De hecho hay quien la considera el destino turístico más importante del sudeste asiático. Cierto o no, la verdad es que nada se necesita para disfrutar de los encantos de esta maravillosa isla bañada por las cristalinas aguas del mar de Andamán. Nada excepto olvidarse de los problemas cotidianos.

Situada en el extremo sur de Tailandia, Phuket es la mayor isla del país y la que posee mayor diversidad con sus grandes playas de fina y blanca arena y sus coquetas calas rocosas, a lo que se suma un interior de una belleza inigualable, mezcla de colinas boscosas y enormes plantaciones de piña, caucho y cocoteros. Gracias a todos ellos es el destino mimado del sudeste asiático.

La zona de la bahía de Phang Nga es la más espectacular de todas. En un mágico escenario que a muchos les recuerda la misma bahía de Halong, en Vietnam, Phang Nga muestra una gran cantidad de curiosas y espectaculares formaciones rocosas que surgen verticalmente del mar, algunas de las cuales llegan a sobrepasar los 300 metros de altura. Este fantástico lugar fue hace miles de años parte integrante de la isla pero tras el retroceso de la última glaciación, hace más de 10.000 años, quedó cubierto por el mar.

Este juego visual se hace especialmente atractivo si se hace desde un barco. En el mismo pueblo de Phang Nga, concretamente desde el embarcadero de Tha Don, es fácil alquilar una piragua a motor y un guía para explorar este laberinto de islotes, precipicios, cuevas y bahías escondidas. La excursión estrella por la bahía es la que se dirige a Koh Phing Kan, la famosa roca de James Bond, así llamada porque en la isla se rodaron algunas de las escenas más famosas de la película “El Hombre de la Pistola de Oro”, protagonizada por Roger Moore.

Las mejores playas se encuentran en la parte occidental, en la costa del mar Andamán. Las más famosas empiezan en Mai Khao y se extienden hasta Hat Rawai, en el extremo sur de la isla. Todas son distintas, las hay diminutas y apenas accesibles en coche, otras son largas y extensas y en ellas se han construido enormes hoteles de lujo. La misma playa de Surin, por ejemplo, situada al pie de una escabrosa colina, es muy popular entre los propios tailandeses que suelen ir allí los fines de semana.

Patong, sin embargo, es un mundo aparte. Es la playa más conocida y probablemente famosa de la isla. Aquí todo está concebido para que el turista se lo pase “pipa”.
Un poco más hacia el sur se encuentra Kata. Es una buena playa con dos cabos frondosos con la montaña como telón de fondo. Pero si lo que se busca es paz y soledad mejor dirigirse más al norte. Allí están las playas de Mai Khao y Hat Noi Yang, 12 kilómetros de fina arena en un espacio relativamente virgen. Está en el mismo Parque Nacional Sirinath, donde las tortugas marinas gigantes ponen sus huevos.

Pero si bien es cierto que hoy los turistas que vienen a Phuket lo hacen por sus bellas playas, no debemos olvidar otros enclaves igualmente atractivos. Es el caso de la casi siempre olvidada Phuket Town. Ciudad bulliciosa, sorprende por muchas cosas, entre ellas por su emocionante mezcla de lo antiguo con lo nuevo, lo simple por lo sofisticado… Por cierto, obligatorio darse un paseo por la parte antigua de la ciudad, cerca de Thalang, Dibuk… La hermosa arquitectura a lo largo de estos caminos nos conduce de nuevo al encanto de hace un siglo.

HACIA KO LANTA
Esta es ya otra historia. Ko Lanta está todavía en las primeras etapas de desarrollo y se encuentra a 70 km al sur de Phuket. La llegada a Ko Lanta es fácil gracias al servicio de transbordadores que diariamente parten de Phuket.

Ko Lanta es conocida por sus playas desiertas pero, sobre todo, por su increíble mundo submarino y por la “inquietante” presencia de los llamados gitanos del mar. Durante un tiempo esos personajes fueron considerados piratas que navegaban por el mar de Andamán. Hoy, los gitanos del mar viven de la pesca y han establecido un peculiar asentamiento al sur de la isla, con sus cabañas de madera que se adentran en el mar. Sus aldeas se pueden visitar y su forma de vida constituye un elemento atractivo de visita.

Ya vemos, poco, muy poco de islas solitarias tienen Phuket y Ko Lanta, pero ambas conservan la serenidad y la belleza de un paisaje que ha hecho de Tailandia un destino imprescindible del sudeste asiático.

CÓMO LLEGAR
Primero a Bangkok (www.thaiairways.com) y desde allí en un vuelo local hasta la isla de Phuket. El vuelo apenas dura una hora.

DATOS DE INTERÉS
Cuándo ir. El clima en Phuket y Ko Lanta es tropical, caluroso y húmedo todo el año. Sin embargo existen tres estaciones: la lluviosa (de junio a noviembre), la seca (de noviembre a febrero) y la tórrida (de marzo a mayo). Ésta es la estación más agradable para viajar hasta ambas.

DÓNDE DORMIR
En Phuket
Merlin Beach Resort www.merlinphuket.com/merlinbeach/
En Ko Lanta
Pimalai, miembro de «The Small Luxury Hotels of the World». www.pimalai.com
Entre la selva y la playa se levanta este resort de 121 habitaciones, suites y villas de 5 categorías distintas en un entorno íntimo rodeado de naturaleza, al igual que su Spa de estilo tailandés.

QUE NO DEBES PERDERTE
Paraiso del submarinismo. Phuket y Ko Lanta son auténticos paraísos donde realizar toda clase de actividades. La oferta es muy variada: senderismo en elefante, golf, montar a caballo… Sin embargo, la mayoría prefiere el buceo.
Bahía de Phang Nga. En Phuket. Es la excursión obligada. La bahía y sus alrededores están a 64 km. de la ciudad por carretera, y a unas tres horas en barco. Fueron declarados Parque Marítimo en 1981. El parque consta de más de 40 islas, algunas a 300 m. sobre el nivel del mar, con increíbles grutas marinas y recónditas playas. En los alrededores de la bahía una red de canales atraviesa densas extensiones de manglares y cuevas. Todas las excursiones por la bahía incluyen la visita a Koh Panyi -un pueblo de pescadores musulmanes de unos 4.000 habitantes, situado al pie de una enorme piedra caliza- y a Koh Phing Kan, donde se encuentra la roca de James Bond.
En Ko Lanta
Piragüismo por el apasionante mundo de los bosques de manglares.
Trekking por el lujuriante interior de la isla.
Snorkel. Se puede llegar en barcos de pesca a Koh Haa , Koh Rok , Koh Ngai , Koh Chuak y Koh Muuk. Son Excursiones de un día y medio , y se visitan zonas de buceo vírgenes. El buceo es también una de las actividades mas importantes en esta parte del sur de Tailandia. Los operadores de buceo con sede en Koh Lanta tienen el mejor acceso a los grandes sitios de buceo del sur de Koh Haa , Koh Bida , Hin Daeng y Hin Muang.

COMPRAS
La ciudad de Phuket es el mejor lugar para las compras. Hay tiendas especializadas en ropa confeccionada a mano con el algodón hilado del norte del país, con telas exquisitas y de interesantes diseños. También hay tiendas que ofrecen antigüedades de gran valor, muebles chinos, coreanos y japoneses. Auténtica artesanía tailandesa, barata y de muy buena calidad, se encuentra en la tienda Radsada Hand Made, que vende telas, jarros y cuencos de madera de mango.

MÁS INFORMACIÓN
Oficina de turismo de Tailandia en España: www.turismotailandes.com