Se trata, sin lugar a dudas, de una de las zonas menos conocidas de Japón y una de las preferidas por los japoneses para disfrutar de los intensos colores del otoño.

Para viajar a Takayama la mejor opción es hacerlo en tren desde Osaka. Desde la ventana me voy dando cuenta de que prácticamente el paisaje está formado por bosques, una imagen que queda muy lejos del imaginario popular sobre Japón abarrotado de gente.En esta región la población se concentra en la parte más llana que representa algo más del veinte por ciento del país.

Si buscamos una zona de  Japón que nos haga olvidar los rascacielos y neones, Takayama es el lugar idóneo. Aquí encontraremos desde una variedad ryokan y alojamientos tradicionales hasta bodegas de la elaboración del famoso licor de arroz «sake».

El casco viejo de Takayama se conoce como Sanmachi Suji. Pasear por el centro histórico de Takayama es como trasladarse unos siglos atrás en el tiempo, aunque para disfrutarlo en todo su esplendor lo más recomendable es hacerlo muy temprano por la mañana y así deleitarnos con pintorescas calles vacías. Es algo my recomendable para hacernos una idea de como vivían en esta zona de Japón.

Takayama es un buen lugar para explorar los montes Hida. Cuenta con el barrio de Sanmachi Sujicon calles tradicionales y hermosas casas de madera del período Edo, un mercado junto al río Miyagawa y santuarios como el de Sakurayama Hachimangu, que parecen fundirse con el bosque.

Para acercarnos a la montaña lo haremos en un trayecto de autobús que en hora y media nos lleva a Shinhotaka, al pie de los Alpes. A lo largo del sinuoso camino, algunos pasajeros se apearon en Hirayu, donde, gracias a la actividad volcánica, abundan los onsen (baños termales) al aire libre.

Una vez finalizado el trayecto en autobús llegamos a Shinhotaka donde tomaremos un telecabina que nos llevará hasta los 2.156 metros de altura donde disfrutaremos de una impresionantes vistas del macizo montañoso. La temperatura es notablemente más baja que antes de tomar el telecabina y una copiosa nevada caída el día anterior, junto con el sol radiante, hace que la imagen sea de postal

La siguiente visita es la aldea de Shirakawago, patrimonio de la UNESCO, otro lugar donde nos dará la impresión de que se ha detenido el tiempo. Para obtener una buena vista general lo mejor es subir a un mirador en un corto paseo por la ladera del monte.

Las construcciones típicas son las conocidas como casas gassho-zukuri cuya traducción sería «de oración» porque al observar los tejados de paja con su grado de inclinación asemejan a la posición de las manos cuando rezan o como símbolo de gratitud.

Poder disfrutar del otoño en los días de máximo esplendor es tan importante para los japoneses como la contemplación de los cerezos en flor en primavera. Los trenes van llenos de gente que se dirigen a jardines y lugares donde presenciar el colorido. Tanto es así que disponen de una app que consiste en un mapa-calendario que nos indica según la zona cuales serán los días de máximo colorido así como la gama de colores e la que podremos disfrutar.

Kanazawa nos recuerda a Kyoto, un poco más pequeña y no tan turística. Es una ciudad muy cómoda para caminar y descubrirla. Uno de sus mayores atractivos son los jardines Kenrokuen, considerados entre los tres más bellos de Japón.

La poda ornamental, con cordeles que tiran de las ramas hacia arriba o que las mantienen en planos horizontales, es muy común en Japón. La llaman niwaki, expresión que podría traducirse como “el arte de la escultura aplicado a los árboles”. Su objetivo es conseguir un entorno acogedor que en algunos casos raya la perfección, como sucede en Kenrokuen.

En el parque, primorosamente cuidado, se veía a muchos japoneses con el vestido tradicional, según nos contaron por respeto a la tradición y para expresar su veneración por la naturaleza. 

Y otro de los atractivos de la ciudad es el barrio de los samuráis. Allí, cerca de los canales y rodeada de un jardín maravilloso, se alza la casa de la familia Nomura. Pura belleza minimalista cuidada hasta el último detalle.

La región de Takayama, sin duda, nos acercará al Japón más tradicional y nos ayudará a comprender la cultura de este fascinante país amante de la belleza.

GUÍA PRÁCTICA

Oficina de turismo de Japón en España   https://www.japan.travel/es/es/

Cómo LLegar

Finnair   https://www.finnair.com/es-es

Vuelos con varias frecuencias semanales a Tokio, diariamente al aeropuerto de Haneda y 2 veces por semana al aeropuerto de Narita.  con escala en Helsinki, desde donde el trayecto, por la ruta norte, sólo dura 9 horas.

 

Cómo moverse

Japan Rail  Abono del Japan Railways Group para viajeros que permite recorrer Japón a precio reducido. Lo tienes para 7, 14 ó 21 días.

Alquiler de coches  Resulta sencillo, ya que hay muchas agencias, pero conviene tener en cuenta que se precisa el permiso internacional de conducción y que se circula por la izquierda.

 

Dónde dormir

Granvia Osaka En la estación central de Osaka, en el barrio de Umeda. Muy céntrico y cómodo

Daiwa Roynet En Gifu, hotel céntrico y confortable

Washington Plaza En Takayama, frente a la estación de tren y bien situado

Unizo Inn Kanazawa Hyakumangoku Dori  En magnífica ubicación, en el centro de Kanazawa, y de estilo moderno

Shirakawago  En esta aldea hay 25 casas rurales o minshuku, y 14 ryokans o alojamientos tradicionales. Pueden reservarse a través de Japanese Guest House

 

donde comer

Hidagyu Maruaki

Restaurante ideal en Takayama para comer ternera de Hida. Menú yakiniku (barbacoa en la mesa) con varios tipos de carne y verduras. Casa de comidas en Shirakawago con menú de mediodía y platos tradicionales.

Oryori Kifune

Cocina tradicional con tintes de innovación en una casa antigua de Kanazawa.

Itaru Honten 

Restaurante popular con buen sushi y sashimi, además de especialidades locales.