Desembarca en Benidorm un nuevo hotel, hasta aquí la noticia no sería nada extraordinario, pero si entramos en detalles encontraremos dónde se encuentra la diferencia. Se trata del hotel Mercure Benidorm, siendo esta la primera marca hotelera internacional en instalarse en este emblemático destino con marcada inspiración mediterránea y una decidida apuesta por la restauración.

Su storytelling invita a embarcarse en un viaje a través del Mediterráneo. El artista Jorge Parra, se encarga de dar vida al proyecto a través de sus dibujos que podemos contemplar en los pasillos, diferentes en cada planta, evocando las artes, la cultura, la tradición y el clima de la costa mediterránea. Los objetos de cerámica como las fragancias y esencias están elaborados a partir de productos locales.

El interiorismo, de carácter minimalista, ha ido a cargo del estudio alicantino BURONDO, mientras que el paisajista Álvaro Sampedro ha liderado el área de jardinería que posee un huerto urbano totalmente integrado en el paisaje del hotel.

Otra oferta muy atractiva es su piscina climatizada integrada en un espléndido y frondoso jardín que cuenta entre sus especies con ficus de más de 70 años de edad.

Malaspina: cocina mediterránea con espíritu viajero

Mercure Benidorm, en homenaje a su tierra, ofrece una cocina mediterránea con un auténtico espíritu viajero y potencia el uso de alimentos frescos, caseros y ecológicos en su cocina, en colaboración con proveedores locales. Se trata del primer hotel de la localidad con una oferta de restauración completa que engloba desde brasas y coctelería creativa hasta barra de crudo y comida saludable en múltiples espacios.

En esta expedición gastronómica, los clientes podrán disfrutar de productos locales conjugados con sabores del resto del Mediterráneo, como por ejemplo gambas con especias de Estambul, los pescados de la lonja con matices viajeros, sin olvidar los arroces y paellas locales.

 

 

Es un hotel amigo de las mascotas y esto se puede apreciar entre algunos de sus huéspedes que comparten su estancia con las mismas.

En su apuesta por la conservación en todo el hotel se adopta la filosofía del «no plastic»

Ubicado a solo 400 m de la playa de Poniente es un punto de partida ideal para realizar alguna visita interesante como a la cercana bodega Enrique Mendoza y disfrutar de una experiencia de cata de siete de sus vinos que se venden por todo el mundo.

¿Y porqué no un paseo en catamarán para contemplar la costa desde el Mediterráneo?

La empresa Marco Polo Expediciones ofrece entre otras actividades una excursión en este tipo de embarcación donde navegar a vela y disfrutar de un aperitivo mientras nos dejamos acariciar por la brisa tumbados en las redes elásticas y disfrutando de las excelentes vistas que nos ofrece Benidorm.

 

Desde Benidorm Mercure afirman que quieren ser embajadores de un Benidorm alternativo donde ofrecen para un turismo gastronómico, cultural y de naturaleza tanto en Benidorm como en toda la provincia de Alicante

 

https://all.accor.com/hotel/B6I8/index.es.shtml